Logo Rio Negro

Encañonaron a un sacerdote y le robaron el auto

Ocurrió en Plaza Huincul, pero el cura párroco es de Senillosa. Estaba estacionado con el auto del Obispado en marcha. Fue un solitario delincuente. Se montaron varios operativos.





PLAZA HUINCUL (ACC).- Un sacerdote de Senillosa fue encañonado por un delincuente cuando estaba estacionado en un auto del obispado, quien tras intimidarlo, huyó con el vehículo y hasta anoche no había podido ser localizado. El hecho ocurrió en Plaza Huincul, minutos antes de las21.30 del miércoles, hora en que se alertó lo sucedido a la Policía.

El rodado pertenece al Obispado neuquino y el religioso que no ofreció ningún tipo de resistencia, no fue lastimado. La policía desplegó un amplio operativo de rastrillaje que incluyó las localidades aledañas.

El episodio fue denunciado a las 21.30 del miércoles mediante un llamado que hizo un vecino al Comando Radioeléctrico.

Tal como se indicó a «Río Negro» desde la Policía, el damnificado resultó ser el cura Daniel Domingo Flores, quien proveniente de Senillosa, permanecía estacionado frente a un negocio en el barrio Otaño.

Flores se desplazaba en un Citroën Berlingo, patente EJM 457. El rodado estaba encendido cuando el sacerdote advirtió la presencia de un sujeto que de manera repentina se acercó hasta la ventanilla y le gritó: «bajate, bajate», mientras lo apuntaba con un arma de fuego.

Según lo que relató después a la policía, se trataba de un arma de puño oscura. El ladrón actuó a cara descubierta.

El hecho se produjo en la esquina de Challacó y Chaco, frente a un comercio y donde también se encuentra la plaza del barrio Otaño de Huincul. Una vez que el sacerdote descendió del utilitario, el individuo se subió y se alejó del lugar a toda velocidad.

Cuando llegó la Policía, el damnificado pudo aportar las características físicas del delincuente. Se trataría de un hombre de unos 30 años, con cabello corto, ondulado y oscuro. De cara delgada y tez blanca, con barba entera y delgado. La estatura era entre 1,75 a 1,80 metro. El malviviente usaba pulóver oscuro y un jean.

Por otra parte, el sacerdote que provenía de Senillosa, indicó que el Citroën Berlingo pertenecía al Obispado de Neuquén, es de color gris oscuro, modelo 2004 y no observaba ningún detalle en la chapa. El paragolpes del utilitario es negro y los vidrios no estaban polarizados.

El rodado contaba con tres tubos de GNC completos y medio tanque de combustible por lo que se presume que el malviviente tuvo la suficiente autonomía como para alejarse de la localidad.

Una vez recabados los datos, los efectivos policiales de la comisaría Sexta de Huincul iniciaron un amplio operativo de rastrillaje por la zonas de chacras y las inmediaciones de la zona. Lo continuaron hasta las 4.30 de la madrugada de ayer pero la camioneta no fue localizada.

El robo del vehículo y sus características, así como las del delincuente, fueron informadas a las dependencias policiales de la provincia.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
Encañonaron a un sacerdote y le robaron el auto