Enchufado: el auto eléctrico argentino

Saldrá a la venta en agosto y tendrá un valor de 100.000 pesos. peSA SóLO 340 KILOS.



#

En el país aún no está habilitado para ser patentado, pero está permitida su circulación en calles internas.

En Argentina el sueño de los autos eléctricos podría comenzar a concretarse en los próximos meses cuando el Sero Electric, un proyecto 100% emprendedor, esté en fábrica para producirse masivamente. Con un costo de alrededor de 100.000 pesos, la idea de tener un vehículo que por las noches se conecte a la red eléctrica está a un paso de materializarse. Sero es la marca registrada por Pablo Noya, propietario de una agencia Citroën en La Matanza, quien desde hace tres años viene experimentando con el proyecto de poner a funcionar un automóvil que no produzca emisiones contaminantes. El emprendedor se apoyó en el diseño italiano del Movitron Teener y destinó más de 4 millones de pesos en su desarrollo y producción. El Sero Electric tiene una estructura en aluminio y carrocería de fibra. Pesa sólo 340 kilos. Lleva baterías AGM de 450 kW que le permiten una autonomía de 65 kilómetros. Los frenos son del tipo regenerativo, que permiten recargar la batería cada vez que se utilizan. De acuerdo al prospecto del vehículo, la recarga completa se alcanza en seis horas y se realiza enchufándolo directamente a la red eléctrica convencional. En pleno funcionamiento puede alcanzar velocidades de hasta 45 km/h. En declaraciones a la revista “Petroquímica”, Noya estimó que entre mayo y junio comenzarán a ensamblarse tres modelos: un sedán y dos pick-up. Los trabajos se llevarán a cabo en la planta de motos Dadalt del partido bonaerense de La Matanza. En tanto entre agosto y noviembre estarán en el mercado las primeras unidades bajo la marca Sero. Además de apostar al mercado nacional, lo que el emprendedor busca es poder exportar las unidades centralmente a Europa, donde el rodado podría ser muy competitivo en la relación precio y calidad. Si bien está habilitado para recorridos cortos en ciudades y por calles internas en barrios, no se descarta que en breve pueda salir a las calles como cualquier rodado impulsado por combustibles fósiles. Por el momento se encuentra inscripto como “modelo industrial” y aprobado nacionalmente, aunque la legislación vigente no permite su patentamiento.


Comentarios


Enchufado: el auto eléctrico argentino