Energía Mundo pyme

Una empresa petrolera que se fortaleció en Neuquén

Con casi tres décadas de actividad aprendió a superar las ideas y vueltas de la industria. Armó la única torre de perforación automática e hidráulica del país. Ahora esperan un repunte de la mano de Vaca Muerta.

12 abr 2018 - 00:00

Una de las peculiaridades de la industria hidrocarburífera es que es muy fluctuante. Épocas de vacas gordas y vacas flacas se van sucediendo y no es infrecuente que varias compañías queden en el camino durante los momentos donde baja mucho la actividad.

En ese momento límite, muchos empleados con largos años de experiencia deciden crear su propia empresa. Es el caso de VenVer, que comenzó con la unión de tres socios en 1991 en Comodoro Rivadavia para prestar servicios de pulling. Casi 30 años después ofrece una amplia gama de servicios y tiene más de 400 empleados.

“A Neuquén llegamos en 2004 y dos años después instalamos la base en el Parque Industrial. Comenzamos trabajando en Rincón de los Sauces y La Pampa y fuimos incorporando servicios de workover y perforación”, detalla Enrique Förster, director de la empresa.

“Lo que buscamos es estar calificados en los primeros lugares entre las empresas que prestan los mismos servicios, algo que nunca se termina de reconocer monetariamente”, señaló y aseguró que la empresa armó en el país “el único equipo de perforación hidráulico automático” e invirtió fuertemente “en otro equipo grande, de 1.500 HP para pozos profundos, pensado para operar en Vaca Muerta”.

Förster está convencido de que ese esfuerzo también rinde sus frutos: “Estamos mejor posicionados en los momentos de crisis, hace un par de años cuando las operadoras empezaron a bajar equipos, de doce que teníamos en operación sólo nos dieron de baja a dos. Para nosotros es un reconocimiento que además, salvo en casos extremos, nos ha permitido mantener estable a nuestro personal”.

El directivo comentó que “en Comodoro Rivadavia tenemos equipos de workover operando hace más de 15 años en forma continua sin días perdidos por accidentes” y consideró que “el secreto es ser lo más eficientes posible tanto en la parte técnica como en el mantenimiento. Fuimos la primera empresa en certificar las tres normas ISO más importantes y hay pocas que lo consiguen, incluyendo a las operadoras”.

Förster prevé un aumento de la actividad pero sin llegar a los niveles de hace unos años, cuando el barril superó los 100 dólares en su cotización. “En los 50 años que llevo en el sector ese fue el momento de mayor trabajo pero fue algo extraordinario, la actividad actual es la que Neuquén tuvo históricamente”, indicó.

En este sentido, dijo que hay varios proyectos que se están concretando, como el de Tecpetrol en Fortín de Piedra. “Si Pampa Energía compró Petrobras es para trabajar, no para especular, y prueba de ello es que ahora va a participar de un gasoducto muy necesario para transportar la producción en Vaca Muerta”, resaltó.

“Tengo la impresión de que se han reactivado casi la totalidad de los equipos de perforación que estaban parados, que es el principal indicador de que la actividad se ha puesto en marcha nuevamente”, finalizó.

En números
400
trabajadores tiene la compañía entre sus bases asentadas en las cuencas Golfo San Jorge y Neuquina.
27
años en el rubro anota la firma. A la provincia llegó en el 2004 y fue pionera en varios servicios.
El día a día como ejemplo de crecimiento en un negocio competitivo

Enrique Förster es ingeniero electromecánico. Trabajó diez años en Schlumberger y otros quince en la desaparecida Minar. Luego creó su propia empresa, VenVer, en Comodoro Rivadavia. “Tengo 74 años y me jubilé hace un par de meses, pero sigo activo en la empresa”, dice orgulloso. Su hijo Matías, licenciado en Administración de Empresas, lo acompaña como jefe de Compras de la compañía.

La empresa, que comenzó con servicios de pulling en la Cuenca del Golfo San Jorge, incorporó luego trabajos de workover y perforación. Desde hace 14 años también opera en la Cuenca Neuquina. “Cuando empezamos ni siquiera imaginamos estar en este lugar, apenas estábamos convencidos de que seríamos capaces de poder pagar nuestros propios sueldos”, recuerda Enrique.

El crecimiento sostenido de la empresa los llevó incluso a incursionar en la explotación hidrocarburífera. Asociados con otras empresas se presentaron a las licitaciones de las áreas Río Mayo, en Chubut, y de Gobernador Ayala en La Pampa. “En ambos lugares se hizo sísmica, exploración y perforación, aplicando la mejor tecnología. Lamentablemente no tuvimos buenos resultados, llegamos a explotar petróleo pero en una cantidad que lo hacía inviable comercialmente”, explicó.

Para Förster esa experiencia fallida es un ejemplo de que el petróleo es una actividad de riesgo. “De afuera se ve más fácil, muchos creen que somos todos megaempresarios, pero no es así, nosotros seguimos poniendo el hombro todos los días ”, concluyó.

Corresponsalía neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.

Últimas noticias de esta sección