Energía Mundo pyme

De la vieja Meca petrolera a Vaca Muerta

La formación no convencional es un imán incluso para las pymes asentadas en la cuenca del golfo San Jorge. La caída de la actividad en las áreas del sur potencia el traslado de firmas típicas de esa zona que buscan mejores horizontes.

05 jul 2018 - 00:00

Vaca Muerta sigue siendo un imán que atrae inversiones no sólo de grandes compañías sino también de muchas pymes de todo el país, incluso radicadas hace años en tradicionales zonas petroleras. Todos quieren participar de la recuperación de la producción evidenciada en los últimos meses y que está atada básicamente a la formación geológica con epicentro en Neuquén.

Con oficinas comerciales en funcionamiento en la capital provincial pero con la firme intención de instalar una base operativa, Siscon Industry, dedicada a obras eléctricas, mecánicas y civiles, es una de empresas que no quiere perderse la oportunidad.

Con sede en Comodoro Rivadavia, Siscon Industry trabaja desde 2001 en la Cuenca San Jorge, que abarca el sur de Chubut y el norte de Santa Cruz. “Comenzamos en el año de la peor crisis del país y siempre dijimos que si superamos eso no le podemos tener miedo a nada”, comenta Daniel Romero, su socio gerente.

“Hace tiempo que venimos analizando instalarnos en Neuquén. Veremos qué oportunidades de negocio surgen porque también prestamos servicios para otras industrias como la agrícola o de energías alternativas”, señaló y adelantó que esperan hacerlo antes de fin de año. “La idea es tener una base y pensamos que la ciudad de Centenario es un lugar adecuado”, precisó.

Romero comentó que “se percibe un futuro muy interesante para toda la zona” y aseguró que en Vaca Muerta es donde se están dando las mayores inversiones. “Además se están construyendo rutas y otras obras de infraestructura para mejorar la logística del emprendimiento”, indicó.

Sobre la actividad hidrocarburífera en general dijo que “hay un horizonte promisorio” por la suba de la cotización internacional del petróleo aunque marcó algunas señales de alerta como “ciertas intenciones de limitar el valor interno, una suerte de vuelta al barril criollo, lo que podría demorar inversiones”.

En este sentido, consideró que “el petróleo y el gas son las fuentes de energía más importantes del país y a nadie le conviene que queden bajo tierra. Estamos convencidos de que aunque la economía no está en su mejor momento se va a encontrar una salida para que su extracción sea viable”.

Marcó diferencias entre lo que ocurre en la Cuenca Neuquina y la del Golfo San Jorge, donde “hubo un buen momento entre 2013 y 2015, cuando el barril superó los cien dólares”. Señaló que “había mucha exploración porque el retorno de la inversión era rápido, pero ahora se analiza detalladamente cada pozo y muchos proyectos quedan truncos”.

Romero detalló que en esa cuenca se realizaron algunos pozos exploratorios no convencionales “pero no hubo volumen para hacerlos rentables en el tiempo” y explicó que lo que predomina es la recuperación secundaria de yacimientos maduros. “Aquí si uno tiene algo hay que tratar de mantenerlo como sea”, aseguró.

En números
2015
fue el último buen año para las empresas asentadas en el sur cuando el barril llegó a cotizar 100 dólares.
50
son los empleados que tiene la firma que planea instalarse en Centenario.

“Empezamos con un vehículo particular y una computadora”, recuerda Daniel Romero, gerente de Siscon Industry, sobre los comienzos de la empresa en Comodoro Rivadavia. “Alquilábamos todo el equipamiento, subcontratando algunos servicios. Fuimos muy prolijos con los números y de a poco pudimos crecer. Siempre preferimos dar pequeños pasos pero firmes antes que grandes saltos”, explica.

Romero es ingeniero electrónico al igual que su socia, Sonia Ola. “En las empresas donde trabajé me tocó recorrer todo el país con distintos proyectos, por eso en 1998 me radiqué en Comodoro Rivadavia y al poco tiempo surgió la oportunidad de formar la empresa”, comentó.

Hoy, con más de 50 empleados y las operadoras más importantes como clientes, prepara su desembarco en Neuquén. “La diferencia en cuanto a las inversiones con la Cuenca del Golfo San Jorge es notable, es evidente que el futuro de la actividad está en Vaca Muerta”, aseguró Romero.

Comentó que también trabajan con las empresas de servicios de ingeniería ya que “nos dedicamos a instalaciones en plantas, baterías, oleoductos y todo lo que tenga que ver con el procesamiento y el traslado de la producción”.

Señaló que en Comodoro Rivadavia la rentabilidad está muy acotada y que “cuando empiezan a verse dificultades o la producción no es la esperada, directamente se abandona la actividad. Por eso estamos buscando nuevos horizontes”.

Corresponsalía Neuquén

Seguí informado, suscribite GRATIS a nuestro newsletter

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.