Enfermos terminales atendidos en su propia casa

El hospital cipoleño pone en práctica esta modalidad con varios pacientes



#

Cerca de los afectos es más fácil sobrellevar situaciones difíciles; ése es el lema.

CIPOLLETTI (AC).- Por un esquema dispuesto por Salud Pública de la provincia, que comenzó a implementarse el año pasado, denominado "Internaciones Domiciliarias", los enfermos terminales a causa de tumores malignos y enfermedades sin tratamiento recuperatorio posible, y los pacientes con patologías más benignas, pero que requieren de un seguimiento personalizado, son tratados en sus domicilios por un equipo del hospital "Pedro Moguillansky" de esta ciudad.

Este equipo está piloteado por el médico Sergio Gómez, responsable también de los centros periféricos. "Es una forma de estar muy cerca del paciente que tiene una enfermedad terminal, porque además en la casa tiene la contención de su familia", dijo Gómez.

Desde que comenzó esta particular metodología fueron atendidos en sus domicilios más de 130 pacientes -82 de ellos de grado terminal, todos oncológicos- y en la actualidad hay en proceso de atención domiciliaria 27 pacientes, aunque a medida que avanza el año la cantidad sube y se llega a un promedio más alto.

Con Gómez están, entre otros, Carlos Rais, el único médico paliativista de la zona -que sólo se ocupa de los pacientes terminales- y la enfermera especializada en el sistema María Verdugo, aunque se cuenta con el inconveniente de que los dos trabajan desde hace más de un año ad honórem, esperando sus respectivos nombramientos desde Viedma.

Este procedimiento de atención e internación domiciliaria beneficia a los pacientes, al hospital y a la población en general. A los pacientes porque cuentan con un médico a domicilio con visitas programadas y cuando una eventualidad lo requiera; al hospital pues quedan camas libres para otros enfermos y se produce un sustancial ahorro, ya que cada cama de internación en el nosocomio, por día, tiene un costo de 200 pesos, que obviamente, si no hay obra social de por medio, lo absorbe el erario público, y la población cipoleña y del Alto Valle Oeste (el Pedro Moguillansky es de derivación de toda esa ancha franja que va de Catriel a Fernández Oro) dado que cuenta con mayores probabilidades de encontrar internación hospitalaria.

Los 200 pesos son de hotelería, medicamentos y demás, aunque en Terapia Intensiva hay pacientes que por su complejidad requieren un costo de 1.500 pesos por día.

 


Comentarios


Enfermos terminales atendidos en su propia casa