Engaño y robo en una inmobiliaria

Un hombre bien vestido era cómplice del asaltante.



NEUQUEN (AN).- Un hombre bien vestido y culto a las buenas formas, ingresó ayer a la inmobiliaria Rodríguez de esta ciudad muy interesado en conseguir un inmueble. Cuando estuvo sentado con la empleada de la inmobiliaria, de imprevisto y con violencia, una segunda persona ingresó a la oficina, y a punta de arma de fuego exigió el dinero de la caja.

La mujer, de 23 años, muy asustada, buscó resguardo en su cliente quien -a esa altura- también le apuntaba con un arma.

Los dos sujetos, ambos jóvenes, no tuvieron inconvenientes y se llevaron los 1.500 pesos que había en la caja, aunque antes encerraron a la muchacha en el baño y la amenazaron para que se quedé ahí por unos cuantos minutos.

El hecho sucedió ayer en la inmobiliaria ubicada en Bouquet Roldán 45 de esta ciudad pero tiene características comunes con otros atracos recientes.

“Ya no se juegan a entrar por sorpresa, ahora entran como si fueran clientes, estudian el terreno y por lo general esperan a un cómplice; pueden hacerse pasar por clientes o por carteros, casi siempre manejando información con la que se ganan la confianza de la víctima”, sostuvo una fuente allegada a la investigación.

Sobre el caso de ayer, explicó la misma fuente, el delincuente que ingresó en primer término “no llamó para nada la atención” y hacía consultas claras y concretas. La nueva modalidad ha empujado a que, sobre todas las oficinas, diseñen algún sistema para realizar una evaluación previa de la persona que intenta ingresar.

 

Sin golpe  

Según se supo, lo sujetos se dieron a la fuga con rumbo desconocido y aunque la amenazaron, no golpearon a la empleada quien de todas maneras se vio afectada por el mal momento que le tocó vivir.

El asalto se produjo ayer alrededor de las 18 y en pocos minutos toda la zona fue cubierta por efectivos que llevan adelante el plan de seguridad en la zona céntrica.


Comentarios


Engaño y robo en una inmobiliaria