Enojos por el fallo en la causa Cromañón II




BUENOS AIRES (DyN)- El dueño del boliche Cromañón, Rafael Levy, fue condenado ayer a cuatro años y medio de prisión por el incendio ocurrido en el local de Once en diciembre de 2004, que provocó 194 muertos, mientras tres exfuncionarios del gobierno porteño y un excomisario fueron absueltos. El veredicto fue dictado por los jueces del Tribunal Oral Criminal 24 María Cecilia Maiza, Marcelo Alvero y Raúl Llanos, en el segundo juicio por la tragedia, y fue reprobado por familiares de las víctimas, que criticaron e insultaron a los jueces. “Estos jueces son una basura y les va a caer la justicia divina. Nos dieron a Levy para que nos quedemos tranquilos pero el poder político actuó con el judicial, que se olvidó de condenar a un comisario y los funcionarios”, dijo Cristina Bernasconi, madre de Nicolás Landoni, una de las víctimas. Levy fue condenado por el delito de incendio culposo y absuelto por el pago de coimas. En tanto, fueron absueltos el excomisario Gabriel Sevald, el exsecretario de Seguridad porteño Juan Carlos López, el exsubsecretario Enrique Carelli, y el exdirector de Seguridad Privada Vicente Rizzo. Levy estaba acusado por haber ordenado el cierre de la puerta de emergencia de Cromañón, tras la que murieron la mayoría de las víctimas, y los funcionarios por no haber controlado la forma en la que funcionaba el boliche. Algunos familiares también insultaron al fiscal Jorge López Lecube, a quien le objetaban por haber pedido lo que consideraron penas bajas, e inclusive le reprochaban a sus propios abogados por su actuación. Además, un grupo de cinco padres persiguió e insultó a José Iglesias, abogado querellante y padre de Pedro, víctima de la tragedia. “Nosotros solo acusamos a Levy y consideramos adecuada la condena porque de quedar firme va a ir preso. Si bien pedimos que sea condenado por estrago doloso era esperable el culposo porque así ya lo había dicho Casación”, dijo el abogado y diputado Marcelo Parrilli, quien anunció que apelará. También lo hará Patricio Poplavsky, abogado querellante.


Comentarios


Enojos por el fallo en la causa Cromañón II