Enseñan a leer y a contar historias patagónicas

Escritores neuquinos, con proyecto en marcha. El plan de reparación de la cultura escrita.

#

Escritores y docentes neuquinos: Lucía González, Vanessa Arroyo, Raúl Mansilla, Juan Sebastián Villarreal, Carlos Blasco y Pablo Betesh.

NEUQUEN (AN).- Se dedican y aman las letras en sus caminos de la escritura y la lectura. Desde años transitan páginas y páginas, y un buen día decidieron juntarse para salir de gira con un proyecto que apuesta a la difusión del hábito de la lectura y a la transmisión de las historias orales que definen la identidad de las comunidades.

Ellos son los escritores y docentes neuquinos Lucía González, Vanessa Arroyo, Raúl Mansilla, Juan Sebastián Villarreal, Carlos Blasco y Pablo Betesh. Juntos llevan adelante el "Plan de reparación de la cultura escrita en el norte de la Patagonia", que comenzó esta semana en el paraje Quillén y luego recorrerá distintas instituciones y comunidades mapuches de Aluminé.

"El plan contempla un cronograma de actividades destinadas a promover la lectura y revalorizar la palabra como práctica codificadora de la cultura universal y a la vez generadora de identidad. Apuntamos a la lectura, a la escritura creativa y a la difusión de la lectura. Para ésta última actividad repartimos libros en forma gratuita mediante las campañas naciones implementadas por el ministerio de Educación y la secretaría de Cultura de la Nación. También, conjuntamente con la biblioteca Juan Venegar de Aluminé realizamos talleres de creación literaria y rescate de historias patagónicas. Apuntamos con esto a revalorizar los relatos orales de las comunidades rurales y comunidades mapuches, que fueron y son transmitidos en forma oral por los más ancianos", comentó Raúl Mansilla.

Este proyecto nació hace ocho meses como una iniciativa de un grupo de escritores pertenecientes a la Sociedad de Escritores Argentinos. Cuenta con el apoyo del ministerio de Educación de la Nación,

la Universidad Nacional del Comahue, el Instituto Italiano di Cultura, la secretaría de Cultura de la Nación y es financiado por el Fondo Nacional de las Artes.

Los escritores permanecerán durante cuarenta días en Aluminé y desde allí se trasladarán a zonas aledañas para desarrollar el programa de actividades. Algunas de ellas son los talleres de "Letras y alfabetos"; "Historias, relatos y contadas de la Patagonia"; "Lectura en voz alta" y "Lectura y escritura literaria".

Dentro del cronograma también está prevista la visita a la zona de la madrina del proyecto, la poeta y ensayista Ivonne Bordelois; la poeta Graciela Aráoz y el lingüista y traductor Jorge Salvetti.

Todas estas actividades tienen como objetivo principal acercar a las comunidades más alejadas de los centros urbanos, la posibilidad de entrar en el mundo de la literatura, aprender a leer y transmitir oralmente las historias que forman parte de su historia como pueblo. Facilita además desarrollar en los más pequeños el hábito de la lectura como un bien incuestionable.

"Comenzamos trabajando con colonias de vacaciones donde con grupos de chicos distribuidos por edades y mediante juegos promocionamos la lectura. Trabajamos también con las comunidades mapuches de la zona, donde junto a los loncos intentamos rescatar y revalorizar sus historias como pueblo y también tuvimos una muy buena convocatoria con el turismo de paso que se acercó a nuestros talleres. Este proyecto se encuentra en su fase piloto, y ya tenemos la certeza de que vamos por buen camino. Luego de estos primeros cuarenta días realizaremos una autoevaluación y recibiremos otra del Fondo Nacional de las Artes. Si todo marcha bien, la propuesta es trasladarnos al norte de la provincia, más precisamente a Chos Malal y alrededores y luego pasar a la provincia de Río Negro", adelantó Mansilla.

A veces pasan cosas buenas. La iniciativa de este grupo de escritores y docentes es una fuerte apuesta a la cultura y a las letras. Pero también un aporte invalorable a la identidad de los pueblos, al rescate de su historia y a la educación cultural de los más pequeños.

Este Plan de Reparación de la Cultura Escrita es un proyecto personal de cinco neuquinos para todos los neuquinos y merece continuarse en el tiempo.


Comentarios


Enseñan a leer y a contar historias patagónicas