Entraron en las últimas plazas y llegaron a la cima



NEUQUEN (AN).- Ingresaron en la liguilla al obtener las dos últimas plazas disponibles en la fase regular, pero con el correr de las fechas fueron mostrando que sus aspiraciones de pelear por estar en la definición eran concretas. Perdieron un solo partido y se adjudicaron los grupos, para hacer realidad el pasaje del evangelio que expresa: “Los últimos serán los primeros”.

Villa Iris y Don Bosco serán los animadores de la final del reducido por el Clausura de Lifune, en la búsqueda de la definición con Atlético Neuquén, el mejor de la primera etapa.

Hoy, en la reunión de la liga, se sorteara la condición de local para el primer cruce del domingo. La serie es a dos juegos y en caso de paridad habrá alargue y penales.

Los villeros resignaron el invicto recién en la fecha final, cuando tenían la clasificación en el bolsillo y presentaron un equipo de emergencia. En el reducido mostraron un elenco bien dotado individualmente en todas las líneas, pero que tiene su déficit en la ofensiva, a la hora de conseguir goles.

Los zapalinos fueron de menor a mayor y en las últimas jornadas lograron, al imponerse en los partidos clave, relegar a Alianza el candidato a quedarse con la zona. Vinieron de atrás y fueron “banca”.

Una de las características del equipo es ser consciente de sus limitaciones y eso lo convierte en un serio aspirante a la final.

Villa Iris y Don Bosco animarán la definición, mientras Atlético espera para determinar cual es el mejor equipo del torneo.


Comentarios


Entraron en las últimas plazas y llegaron a la cima