Entre Kennedy y la campaña 15-01-04



WASHINGTON (AFP) – El presidente Bush, quiere enviar astronautas a Marte y crear para ello como paso previo un asentamiento o al menos una estación permanente en la Luna. El anuncio es visto sin embargo como una mera estrategia electoral.

Las investigaciones y el desarrollo necesario para hacer realidad las misiones, que consumirán miles de millones de dólares.

Solamente la fase uno – en la Luna- tardará diez años en ser realidad. La última vez que el hombre pisó la Luna fue en 1972, con el astronauta estadounidense Eugene Cernan. El primero fue el inolvidable Neil Armstrong, el 20 de julio de 1969.

Bush señaló que la estación o el asentamiento en la Luna servirá para realizar investigaciones del satélite. Sin embargo, no se trata tanto del vecino terrestre en sí, sino de preparar el camino en lo tecnológico y en el aspecto médico para un vuelo a Marte. El desafío para la NASA, que se enfrenta a la difícil tarea de modernizar su flota de transbordadores, es muy grande.

Para llegar a la Luna hay que viajar tres días, pero hasta Marte al menos seis meses. Faltan todos los requisitos técnicos. Será necesario el desarrollo de un nuevo cohete totalmente nuevo y de enorme rendimiento. También es aún un sueño el desarrollo de una protección que permita a los astronautas soportar la extrema radiación que aguantarían durante el largo viaje.

Según funcionarios, el plan de Bush tomó forma después del accidente del transbordador “Columbia” el año pasado. Un equipo de la Casa Blanca analizó la estructura de la NASA y llegó a la conclusión de que a la agencia le falta “visión”. Y se supone que el hecho de que Bush haga públicos ahora sus planes se debe a la guerra de Irak, pues tenía “la cabeza en otra cosa”.

Pero incluso los simpatizantes del presidente creen que el momento elegido tiene mucho que ver con cuestiones electorales. A Bush le interesa aparecer como un “visionario”, un “segundo Kennedy”, según el “New York Times”. En su día, John F. Kennedy anunció planes espectaculares para viajes a la Luna.

Sin embargo, es difícil que las propuestas de Bush se realicen en medio del déficit récord que tiene EE.UU. “Los costes serían tan altos que ni se pueden calcular “, dijo un legislador demócrata, y recordó las dificultades actuales con la sonda “Spirit”.

Nota asociada: Bush promete base en la Luna y viajes a Marte  

Nota asociada: Bush promete base en la Luna y viajes a Marte  


Comentarios


Entre Kennedy y la campaña 15-01-04