Entre valles y laderas

Del suroeste de Río Negro al norte de Chubut, opciones y sugerencias para probar suerte en los lagos y ríos de la comarca de los Andes.

Por Redacción

Desde El Manso (Río Negro) al norte, hasta Río Pico y Río Senguer (Chubut) al sur, la comarca de los Andes está conformada por coloridos valles fértiles, típicos paisajes de montañas, ríos y lagos ricos en especies ictícolas. En consecuencia, la pesca deportiva es otro de los atractivos turísticos que ofrece esta región, dado su relación con la alta calidad de las piezas, guías de pescas eficientes e infraestructura óptima para sus cultores. Entre los lugares preferidos por los visitantes de todo el mundo a esta altura de la primavera, y en la puerta del Parque Nacional Los Alerces, Cholila es un paraíso ubicado entre El Bolsón y Esquel. Los lagos Cholila, Lezana, Rivadavia, Pellegrini, Cisne y Cóndor reúnen todas las condiciones para el desarrollo de los mejores pesqueros de salmónidos, sumando la diversidad y calidad de truchas Marrón (Salmo trutta), arco iris (Oncorhynchus mykiss), fontinalis o de arroyo (Salvelinus fontinalis) y salmón encerrado (Salmo salar sebago), más la percas nativas. Salmón del pacífico Por allí cerca, en cuencas como la de Puelo, Epuyén y Corcovado –remontando los ríos para cumplir su ciclo–, aparecen el salmón del Pacífico Coho (Oncorhynchus kisutch) y el King salmón o Chinook (Oncorhynchus tshawytscha), con piezas que llegan fácilmente a los 15 ó 20 kilos y que en los últimos años se han convertido en todo un desafío para los pescadores. El medio donde se desarrollan los salmónidos, con aguas frías, cristalinas, rodeados de paisajes únicos –sea la montaña con sus bosques andinos o bien en plena estepa, con la flora y fauna que cada ambiente ofrece–, genera en el pescador una “comunión y complicidad con el ambiente que solo el que experimenta esta vivencia puede sentirlo en su totalidad”, detalla un especialista como Julio Antonio Chamizo. De norte a sur, los lagos Steffen y Martin, Puelo, Epuyén, Futalaufquen, Amutuy Quimey, Rosario, Fontana y La Plata y cerca de 20 espejos cercanos a Río Pico completan una oferta irresistible a la hora de elegir un destino. flotadas y vadeos Son opciones que en ámbitos como los ríos Manso, Azul, Foyel, Chubut, Carrileufu, Rivadavia y Arrayanes (sobre todo en los más tempestuosos), permiten capturar excelentes piezas bajo las condiciones del reglamento de pesca vigente para las provincias patagónicas. En general, las aguas del corredor andino albergan una gran cantidad de truchas nativas y exóticas muy luchadoras y activas, dado la gran cantidad de alimento disponible. Los insectos acuáticos y terrestres abundan y sus eclosiones se ven con mucha frecuencia en estos meses. Estas características hacen que los peces –en promedio de alrededor de un kilo y de un bello colorido–, sean muy voraces y agresivos. Cañón del río Puelo Cabe recordar que la pesca deportiva con mosca y con devolución obligatoria largó en la cuenca del lago Puelo el 1 de octubre. El cañón del río Puelo se extiende en un área escasamente pisada por el hombre y está ubicado en el límite entre Argentina y Chile. Para llegar, debe cruzarse el brazo occidental del espejo lacustre y hacer los trámites de migraciones en Gendarmería Argentina. Luego de cruzar los rápidos del canal, se cruza al sector chileno para realizar los trámites en el puesto de Carabineros. El ambiente es un paraíso para la pesca con mosca. Allí mismo, otra visita impostergable para los cultores del fly fishing es llegar hasta el desemboque del río Epuyén o al delta del río Turbio y meterse en el agua con indumentaria waders para disfrutar de su deporte favorito en completa soledad. En coincidencia, por estos días comienzan a subir por allí los famosos salmones del Pacífico, de gran porte, que se aventuran por el río Azul y se quedan hasta el otoño. Los grandes de verdad Un capítulo aparte para el río Corcovado, que sale al océano Pacífico después de pasar por la localidad chilena de Palena. Este paraíso de pescadores está ubicado a 80 kilómetros al sur de Esquel y cuenta con infraestructura suficiente de servicios para albergar al turismo. Este curso de agua, que nace en el lago Vintter, atraviesa el pueblo siendo su principal atractivo la pesca del salmón del Pacífico con piezas capturadas de importante peso y tamaño. En la última temporada, un baquiano del lugar obtuvo una de 25,800 kilos y 1,15 metros de longitud, que constituye el récord actual y que prometen quebrar “en cualquier momento”. La temporada de esta variedad es desde la primera semana de octubre a la primera semana de marzo. La sugerencia es el uso de equipos pesados, siendo el fuerte la utilización de cucharas voladoras pesadas y de gran tamaño, que logren irritar a este magnífico pez y que fabrican los vecinos de Corcovado, Carrenleufú o Palena. En la misma zona se agrega la temporada desde el 1 de noviembre para las truchas arco iris, marrón, fontinalis, lográndose importantes capturas también con esta variedad, como una marrón de 4,200 kilos lograda a fines del año pasado. Contacto Asociación de Pescadores con Mosca de la Comarca Andina en Facebook o bien comunicarse con la Dirección de Turismo de la Municipalidad Lago Puelo (teléfono 0294-4499591).

corredor andino sur

Eugenia Gartner


Comentarios


Entre valles y laderas