Error de Tierras podría derivar en conflicto judicial

Pandolfi: "No soy un usurpador y reclamo mi inversión".



#

Las costas del río son tierras de gran belleza y despiertan el interés de inversores para fines turísticos.

Aunque la Secretaría de Tierras de Río Negro considera que está todo solucionado en relación al conflicto por valiosas tierras ribereñas del río Pichi Leufú, uno de los involucrados en ese litigio pretende recuperar su inversión y acusa al organismo provincial de negarle derechos que previamente le había adjudicado.

Roberto Pandolfi, un valletano con pretensiones de desarrollar un emprendimiento a la vera del río Pichi Leufú relató a este medio que, al adquirir el dominio de 1.100 hectáreas a la sucesión de la familia Morris y recorrer su nueva propiedad, observó que el lote lindero se encontraba abandonado, por lo que sugirió al organismo provincial de Tierras su intención de contactarse con los dueños para incorporarlo a su propiedad.

“No tenés que comprarlo, si está abandonado directamente pedilo oficialmente acá que se envía una inspección y te lo otorgamos”, asegura Pandolfi que fue la respuesta obtenida desde esa dependencia oficial cuyo titular es Jorge Belacín. Los trámites se cumplimentaron como fue previsto, y el inversor recibió las tierras que habían pertenecido a una familia de apellido Linares.

Belacín y el director de Tierras Daniel Tait aseguran que ese expediente avanzó tal como relata Pandolfi y califican como un error haber adjudicado ese lote al nuevo inversor, ya que tiempo después los Linares reclamaron que ellos no habían abandonado al campo y que se habían alejado por cuestiones de salud. Por este motivo las autoridades volvieron sobre sus pasos y desadjudicaron la tierra otorgada a Pandolfi.

Funcionarios e inversor aseguran que la reaparición en escena de esa familia tuvo relación con la existencia de un vecino del campo, ubicado del lado opuesto del río quien ha desarrollado allí un complejo turístico, con un jardín de césped de más de 100 metros que estaría siendo ofrecido por internet -según Pandolfi- en tres millones de pesos.

“Antes de que surgiera este conflicto yo me reuní con ese vecino y le solicité que retirara el alambrado que había puesto de mi lado, a cien metros de la ribera. Es decir que había alambrado el río. No me contestó y lo que hizo fue ir a buscar a los Linares para decirles que reclamaran la propiedad del campo”, afirmó Pandolfi. Fuentes de Tierras confirmaron este conflicto con ese inversor y respaldan que el origen de la situación estuvo en aquel problema entre vecinos solventes y que luego se involucró la humilde familia Linares con el apoyo de organizaciones diversas.

“Yo no soy un usurpador. Yo adquirí todo mi campo de acuerdo a la ley y además construí una casa y un camino por un costo cercano a los 100.000 dólares. Después Tierras dice que se equivocó y la inversión que hice queda en un campo ajeno. Yo no tengo problemas de resignar las 150 hectáreas de los Linares donde ellos tienen su casa y dejándoles unos 4 kilómetros de río. Pero requiero de mínima que mi casa y otros 700 metros de costa se unan al campo que le compré a Morris”, afirmó Pandolfi. “Si esto no se da esa manera accionaré contra los funcionarios, contra la Provincia y contra quien fuere para recuperar la inversión que hoy está en riesgo por errores del organismo provincial”, amenazó.

El relato de las autoridades provinciales, en gran parte coincide con lo que expresa el inversor valletano sobre quien destacan su buena predisposición para resignar parte del campo que por error le habían otorgado. “Ya no hay conflicto, lo único que resta arreglar es la servidumbre de paso”, pretende minimizar Jorge Belacín.

Sin embargo, el error cometido por el organismo oficial y los intereses en torno a estas tierras permiten suponer que el conflicto continúa y en caso de no haber arreglo entre los vecinos, terminará en la esfera judicial y tal vez con costos para el erario público rionegrino. (AV)


Comentarios


Error de Tierras podría derivar en conflicto judicial