“Es peligroso confundir sexualidad con sexo”

Entrevistamos al doctor Juan Carlos Kusnetzoff, sexólogo especialista, para preguntarle acerca de aquello que creemos conocer y muchas veces desconocemos: la sexualidad. Este mes se presentará en la Feria del Libro en Cipolletti. (Por Federico Aringoli)



Yo se que a vos como periodista lo que te interesa son elementos muchos más específicos ligados al sexo, a la hechura del los vínculos sexuales, genito sexuales, y todo este tipo de cosas, que estas personas pueden tener, pero nosotros estamos sobrevolando otro tipo de comunicación y no exactamente el genitosexual.

La perspicacia del doctor Juan Carlos Kusnetzoff no hace más que afirmar la ignorancia con la que abordamos un tema del que creemos saber todo, y como todo, a veces resulta ser sólo una parte, cuando no bastante poco.

Por eso interrumpimos unos minutos a uno de los de los sexólogos más conocidos del país para preguntarle sobre qué significa la sexualidad en la actualidad y cuáles son los riesgos de simplificar el tema a unas pocas imágenes XXX. Charlamos además del tabú y los mitos más extendidos de la sexualidad en la personas con discapacidad. Y, finalmente, para despejar cualquier falsa expectativa, deben saber que no le preguntamos por su hijo, Andy, el conductor de televisión, y tampoco hicimos consultas personales.

A continuación una charla que fue pura sexualidad:

– ¿Qué es la sexualidad?

– De la definición actual de sexualidad surgen todas las preguntas. Hoy sexualidad, en el siglo XXI, es casi sinónimo de comunicación. Decir sexualidad y decir comunicación, prácticamente son sinónimos.

– ¿Qué peligros existen al respecto?

– No le veo ningún peligro. Los peligros surgen cuando se confunde sexualidad con sexo. Sexo es una palabra que define la biología de las personas, es decir, hay dos sexos, el sexo masculino y el sexo femenino. Sexualidad no, sexualidad es comunicación.

– Comunicación en qué términos.

– Por ejemplo nosotros dos estamos teniendo sexualidad porque estamos aclarando un mal entendido que había en relación al tema que cada uno de nosotros iba a hablar (Nota del periodista: se refiere al tema de su disertación en la próxima Feria del Libro de Cipolletti). Para ello tenemos que comunicarnos y para ello tiene que haber sexualidad.

– Pero la comunicación no siempre es entendimiento.

– Por supuesto, la sexualidad tampoco. Muchas veces no es entendimiento. Alguien puede hablar, comunicarse, dialogar con otras personas y obviamente no entenderse. Vuelvo a repetir sexualidad no es sexo.

-Tanto en la sexualidad como en la comunicación, la conexión con el otro es fundamental. ¿Las complicaciones pueden estar en la conexión con el otro? 

-Por ejemplo, la comunicación no verbal, llamada también para verbal, es un tipo de comunicación que define la intensión del individuo. Por ejemplo yo digo “correte de ahí, por favor”. El tono que yo le doy al contenido de esta frase va a definir una propuesta sobre la cual yo deseo generar algo sobre el interlocutor. No es simplemente el contenido. Puedo emplear un término muy enfático “¡correte de ahí, por favor!”, es decir algo imperativo fuerte y altisonante, y eso está definiendo una intención, casi una orden para que el individuo.

– Cuáles son los riesgos de esta comunicación en la era de las tecnologías de la comunicación.

– Allí también se ve cómo en la red, la comunicación por vía digital o la comunicación por escrito definen el mensaje que uno transmite. Marshall McLuhan lo dijo, que el medio por el cual se transmite el mensaje también es el mensaje y el masaje, es decir ambas cosas nos impactan. O sea la forma con que yo estoy definiendo el contenido está diciendo algo del emisor del mensaje. Y su intención sobre el interlocutor.

– ¿Qué ocurre con la discapacidad?

– Bueno, lamentablemente la discapacidad, en algunos casos es neurológica, en otros ocular, en otras… evidentemente influyen en el mensaje de tal manera que puede dar lugar a casos de malos entendidos o a no entender al otro.

-Cuáles son las condiciones que las personas necesitan para desarrollar su sexualidad.

-Bueno, en relación a la discapacidad… las dos propiedades más importantes que tiene la comunicación es que, como seres humanos, nosotros nos comunicamos hablando, dialogando, emitiendo la palabra, o también nos comunicamos desde el punto de vista de lo que dijimos la comunicación no verbal. Es decir, exclusivamente motora. En realidad la comunicación tiene estas dos facetas y en algunos casos predominando una sobre la otra sobre, pero es infaltable que halla una de estas propiedades.

– Por qué es necesario discutir el tema.

– Se torna necesario que algunas personas que se dedican al tema, ya sean expertos o usuarios o publico en general, que pueda tener algunos vínculos familiares, o no, con discapacitados estén mínimamente informados para poder mejorar en la medida de lo posible la comunicación entre ellos.

Los miedos o los no tan interesantes temas que la sexualidad presenta, suelen recorrer epidérmicamente a toda la población, en general, en general, no quiero señalar a nadie, los problemas que no son habituales, normales desde el punto de vista físico, psíquico o social, suelen ser marginales, ocultos, no tratados suficientemente. 

 

Juan Carlos Kusnetzoff es médico egresado de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA) en 1960. Se especializó en Psiquiatría y posteriormente recibió el Título Honorífico de sexólogo especialista, otorgado por F.L.A.S.S.E.S. (Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual).

Tiene más de 71 publicaciones y alrededor de 200 conferencias, cursos y jornadas dictadas. Actualmente es director del Programa de Sexología Clínica de la Facultad de Medicina de la UBA. Miembro de número permanente de la Academia Internacional de Sexología Médica (AISM) y director del Curso de Educador Sexual de la Facultad de Medicina Virtual de la UBA. Es asesor temporario de la Organización Panamericana de la salud. Dicta clases como profesor docente libre de la Facultad de Medicina en la UBA y dirige el sitio www.e-sexologia.com.

 

Federico Aringoli federicoaringoli@gmail.com


Comentarios


“Es peligroso confundir sexualidad con sexo”