Es una “difamación”

ROCA (AR).- El secretario técnico del Ipross Sergio Wisky, calificó la evaluación de los integrantes del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas como una “difamación” ya que en el espíritu de la norma no existe ningún interés en beneficiar a ningún prestador. Justamente lo que se quiere hacer es todo lo contrario. Aclaró que por ejemplo lo que sobra es la tecnología ya que en los últimos años se abrieron muchos centros sumamente complejos pero resulta que después esos mismos prestadores terminan pidiendo al Ipross que les financie la compra de equipamiento cuando no hicieron ningún tipo de estudio previo para saber si había esa necesidad sanitaria. Explicó, por ejemplo, que el Ipross gasta el 30 por ciento de sus recursos en el 1,3 por ciento de sus afiliados que demanda atención de alta complejidad en prestaciones que están sobredimensionadas. Para Wisky el objetivo es concentrar la atención en los centros más especializados para que se pueda mejorar la calidad. “No hay ninguna transa, lo que se busca es optimizar el recurso”, dijo el médico.


Comentarios


Es una “difamación”