Escándalo por abortos ilegales en Rusia



#

Buscadores de hongos se toparon con los fetos en un bosque ruso.

Hallaron 248 fetos de bebés

MOSCÚ.- Como si de basura se tratara, en un bosque de Rusia había 248 fetos de bebés, ocultos en barriles de plástico y bolsas amontonadas. Una espeluznante imagen con la que se toparon unos buscadores de hongos, que descubrieron por casualidad estos fetos de entre dos y cuatro meses. El hallazgo arroja nueva luz sobre el lucrativo negocio de los abortos en Rusia. El negocio de los embriones promete grandes réditos. “Este material es muy interesante para los genetistas”, explicó Lidia Lukutova, del instituto de investigación para ayuda al parto y ginecología de Moscú. Las células madre de estos fetos se utilizan para la industria cosmética y la farmacéutica. Los fetos procedían de clínicas de Yekaterimburgo y, según informan medios rusos citando a empleados de los centros afectados, se trata de “residuos médico-biológicos” de la clase B (abortos y nacimientos fallidos). Normalmente, hay empresas especiales que se encargan de recoger estos fetos para su entierro. Pero esta vez, simplemente los tiraron. La compañía encargada de gestionarlo hace tiempo que se considera sospechosa. “Fue horrible. Los toneles estaban sucios y los restos no estaban en los contenedores previstos, sino en bolsas normales y corrientes”, comentó espantado un médico en Yekaterimburgo. La compañía encargada ya fue investigada el año pasado por este motivo, pero aunque no pudo presentar una autorización para la eliminación de residuos médicos, se había hecho con la licitación correspondiente. “Nadie controla lo que sucede con los abortos”, critica Yelena Misulina, presidenta del comité de la familia en la Duma (Parlamento). “La demanda de este material es gigantesca”, añade, alegando que las cifras que circulan son astronómicas. “Cada año se producen en nuestro país entre cinco y seis millones de abortos”, dijo Misulina al diario “Isvestiya”. Sin embargo, las cifras oficiales sólo hablan de en torno a un millón de abortos. Las clínicas privadas no publican sus datos, y la corrupción está muy expandida, pues muchos médicos no pueden alimentar a sus familias con sus pobres salarios. Tras la pausa veraniega en el Parlamento, Misulina se propone llevar a la Duma una ley más dura. Pero sigue sin quedar claro cómo podrá apartar a los “médicos negligentes” de estos “actos criminales e inmorales”. (DPA)


Comentarios


Escándalo por abortos ilegales en Rusia