Escándalo por espionaje en la ONU

Agentes británicos espiaron al secretario general de la ONU Kofi Annan antes del comienzo de la guerra en Irak, según la ex ministra Clare Short, cuyas declaraciones podrían poner en aprietos al primer ministro Tony Blair. Los dichos de Short también provocaron el efecto de una bomba en la sede de la ONU.



NUEVA YORK (DPA/AFP).- La Organización de Naciones Unidas (ONU) recibió ayer con asombro y estupor las denuncias de una ex ministra británica, asegurando que agentes secretos de su país espiaron al secretario general, Kofi Annan, poco antes del estallido de la guerra de Irak, prometiendo ajustar sus medidas de seguridad.

El secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, exigió ayer el fin inmediato de las escuchas "si es que realmente existen". En caso de que sean ciertos los reportes acerca de que lleva tiempo siendo objeto de escuchas telefónicas, Annan estaría "muy decepcionado", dijo su portavoz, Fred Eckhard.

La ex ministra británica de Desarrollo Clare Short, que dimitió de su cargo en protesta por la Guerra de Irak, afirmó ayer en entrevista con la BBC que el servicio de inteligencia británico espió a Annan antes de la guerra en el país del Golfo Pérsico.

La oficina de Annan fue "espiada un largo tiempo", dijo Short. "Yo misma mantuve conversaciones con Kofi antes de la guerra y pensé: Ay, madre mía, de esto va a haber una transcripción y entonces verán lo que él y yo decimos aquí".

"En otros términos, ¿hubo espías británicos que recibieron instrucciones de efectuar operaciones en el seno de las Naciones Unidas con gente como Kofi Annan?", insistió el periodista de la BBC "Sí, absolutamente", respondió Clare Short. "¿Estaba usted al tanto de esto cuando estaba en el gobierno?", preguntó . "Absolutamente. Leí algunas transcripciones de sus conversa

ciones (de Kofi Annan)".

El primer ministro Tony Blair, visiblemente contrariado, calificó de "profundamente irresponsables" las declaraciones de Short, quien renunció a su cargo por discrepancias con la invasión a Irak.

Según diplomáticos, representantes ante la ONU de numerosos países creen desde hace tiempo que son objeto de escuchas por parte, sobre todo, de los servicios secretos estadounidenses.

Esto es una práctica normal aunque lamentable, dijeron diplomáticos occidentales en Nueva York. La fiscalía británica puso término el miércoles a un proceso contra Katherine Gun, una antigua traductora que trabajó para el servicio secreto británico y que entregó informaciones secretas sobre medidas de espionaje a un diario. Del correo electrónico que envió al "Observer" se desprende que EE.UU. pidió a Gran Bretaña antes de la guerra que le ayudase a espiar a otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, como Chile, Angola, Camerún, Bulgaria, Guinea y Pakistán.


Comentarios


Escándalo por espionaje en la ONU