Escenas de desconsuelo se viven desde la madrugada en el municipio roquense



“No, no puede ser” dicen cada uno de los colaboradores y excolaboradores del mandatario fallecido.

Reunidos todos en la oficina de Anahí de Tappatá trataban de asumir la información que momentos atrás les había dado el legislador Carlos Peralta: “Tiene un disparo en la cara”.

“Ayer a la tarde nos llamó y se lo sentía tranquilo. Nada hacía prever esto”, admitió desconsolada una funcionaria que trabajó con Soria los últimos años en la gestión comunal.

Afuera, en la calle, vecinos demostraban la misma consternación y asombro.

rionegro.com.ar


Comentarios