“Escondidos en un patrullero”



ZAPALA (AZ).- “Somos trabajadores y no estamos acostumbrados a estas situaciones. El otro día tuvimos que ir a abrir una de las colectoras que habían cerrado los mapuches escondidos en un patrullero y rodeados de armas”. La voz de uno de los técnicos de Apache sirve para resumir el pensamiento del resto de los operarios del yacimiento. Convidados de piedra en un conflicto que los afecta en forma directa, los empleados sufren las consecuencias. “No es grato venir a trabajar en estas condiciones pero confiamos en que pueda llegarse a un acuerdo”, agrega el técnico que habló con este diario. Desde hace varios días, la presión de las tuberías que abastecen a Zapala recuperó su plenitud pero hubo varias jornadas de incertidumbre. Como consecuencia del reclamo la planta trabajó a un 70 por ciento de su capacidad y disminuyó el volumen de producción. “Si esto pasaba en invierno donde los consumos se disparan hubiera sido un desastre, dejaban a Zapala sin gas y no se como terminaba la historia”, reconoce el operario con muchos años en la zona.


Comentarios


“Escondidos en un patrullero”