Escrache de enfermeros en la casa de Pechen

Para contestar, la vicegobernadora utilizó Facebook.



#

Los manifestantes colgaron pancartas y banderas con consignas como “Lo que pedimos no es imposible”.

Cecilia Maletti

NEUQUÉN (AN).- Los enfermeros neuquinos volvieron a la calle ayer, esta vez para realizar un escrache en frente a la casa de la vicegobernadora Ana Pechen, para reclamar una nueva mesa de diálogo para discutir una dilatada recomposición salarial para el sector.

La vicegobernadora, que estaba en el interior de la vivienda, utilizó Facebook para contestar.

Alrededor de las 11, un grupo de enfermeros del sistema público de salud, se reunieron frente a la casa de la vicegobernadora, donde colgaron pancartas y banderas con consignas como “Lo que pedimos no es imposible”.

La vivienda permaneció cerrada, incluso con el farol del jardín del frente encendido y las persianas bajas. “Todos los funcionarios del Ejecutivo tienen el poder para arreglar esta situación. Tienen que tomar una decisión, la vicegobernadora tiene que tomar una decisión porque está cargo ya que el gobernador no se encuentra en el país. Me parece una injusticia total, tenemos que lograr que alguien se haga cargo de esta situación y nos de una respuesta contundente”, comentó Erica Hernández, secretaria General del Sindicato de Enfermeros de Neuquén.

Minutos después del escrache, Pechen utilizó su cuenta de Facebook para contestarle a los manifestantes.

“Como no quedó claro el motivo de la protesta, les hago saber que más allá del reclamo salarial que se resuelve en otro ámbito, si lo que se pretende es amedrentar por las acciones tomadas para garantizar las prestaciones básicas de la salud a la población neuquina, seguiré bregando por el derecho a la vida y el derecho a la salud de todos los neuquinos y las neuquinas”, escribió la vicegobernadora.

La respuesta tiene relación con la decisión del gobierno provincial de contratar a enfermeros jubilados para garantizar la atención en los hospitales provinciales. En cuanto a esto Hernández consideró que “la responsabilidad final no tiene que recaer sobre el trabajador sino sobre los funcionarios”. Además cuestionó al director del Castro Rendón, Adrián Lammel, por su actitud frente al conflicto. “Es muy difícil llegar a un acuerdo porque a él le cuesta entender que este es un reclamo de todos. Él debería exigir soluciones hacia arriba, no presionar a los trabajadores”, agregó la enfermera.

El SEN realizará hoy actividades públicas en todos los hospitales públicos para informar a la comunidad sobre el reclamo que lleva adelante.

“Vamos a realizar volanteadas y ollas populares en defensa de la salud pública”, concluyó Hernández.


Comentarios


Escrache de enfermeros en la casa de Pechen