Escudería “Lole”

Exigirá reglas claras para competir. Si no se presenta, igual prometió trabajar para cambiar el modelo.



#

de domingo a domingo

Archivo

En un escenario complejo, donde cuesta mucho distinguir lo verdadero de lo falso, lo bueno de lo malo, Carlos Reutemann ha decidido trabajar con el peronismo que quiere suceder al kirchnerismo, siempre y cuando -dice- no le marquen los tiempos ni lo subordinen a las apetencias personales, en especial a las de Eduardo Duhalde. En una reunión reciente en el departamento del senador salteño Juan Carlos Romero, la esposa del ex presidente, Hilda “Chiche” González, enumeró a potenciales candidatos para 2011, sin privarse de comentar, mirando con picardía al santafesino: “Evito nombrar a uno, porque después se enoja...”. Según contó posteriormente el entrerriano Jorge Busti -su esposa Cristina Cremer estuvo presente en esa tertulia conspirativa-, “Lole” habría contestado en tono enfático: “No cuenten conmigo, descártenme”. Sin embargo, estrechos allegados a Reutemann dieron a “Río Negro” una versión distinta y consideraron “patética” la operación de prensa para “sacarlo de la cancha”, que atribuyeron a Duhalde, dejando a salvo a compañeros como Alberto y Adolfo Rodríguez Saá, Felipe Solá y Ramón Puerta. Según esos colaboradores, se trató de una cuestión de matiz, de contexto: “A mí, en este momento, no me ponga en esa lista”, dijeron que salió del paso el habitualmente parco “Lole”, un tanto molesto porque Duhalde y Busti se hacen representar por sus cónyuges y después tratan de imponer una estrategia con la que no está de acuerdo. Desconfiado (siempre lo fue, pero se perfeccionó viendo actuar a Néstor Kirchner), habla a través de unos pocos laderos, entre ellos Celia Arenas y Carlos Carranza. La diputada fue la que salió a decir que Reutemann no le escapará a su responsabilidad política. “No sean impacientes, a fines de 2010 se pronunciará”, avisó. De acuerdo con lo que se le hizo notar a “Río Negro”, en el seno del peronismo federal hay dos líneas: Puerta impulsa una confederación de partidos por fuera del PJ-K, que debería decidir una fórmula democráticamente. “Lole”, en cambio, afirma que “hay que ganarle a Kirchner en el Justicialismo”, aunque poniendo condiciones de transparencia en la lucha electoral. Representantes de Reutemann le pidieron al apoderado del PJ, Jorge Landau, que garantice una integración ecuánime en la junta electoral, que se depure el padrón y haya una fiscalización estricta el día de las internas abiertas, obligatorias y simultáneas, en agosto del año próximo. ”Reutemann no irá nunca detrás de Duhalde ni permitirá que imponga su cronograma”, se le aseguró a este diario. Además, el ex campeón de Fórmula 1 no comparte los ataques virulentos contra Kirchner. Hace poco, Duhalde dijo que el pingüino, en 2002, se orinaba en los pantalones y temblaba de miedo. Aun considerando que el actual ciclo K “está terminando y no tiene retorno”, el senador por Santa Fe sostiene que hay que ser precavidos con el matrimonio presidencial y no entrar en la pelea en el barro. “Hay que respetarlos. Los recursos los hacen poderosos”. Cuando “Río Negro” apuntó a las dudas sempiternas de Reutemann, sus voceros reconocen que todavía no hay un sí ni un no y explican las razones de su proceder: “No son los dirigentes los que lo van a subir. Él se guía por las urgencias de la gente y por eso no piensa en primera persona, como muchos”. Insisten en que si Kirchner ofrece una competencia con reglas de juego claras, con un Congreso que sea del PJ y no del Frente para la Victoria, Reutemann agotará sus esfuerzos para “ir por dentro” con “un peronismo unido”. Convencido de que hay que cambiar el modelo K, combatir la corrupción y la cerrazón económica y bregar por la libre expresión de las ideas, Reutemann señala que es necesario construir un liderazgo para expresar un nuevo proyecto político. No se ve juntándose con el radicalismo, Julio Cobos, Hermes Binner o Elisa Carrió. Pero no niega su excelente relación con el empresario Francisco De Narváez, quien le ganó a Kirchner en la provincia de Buenos Aires, el 28 de junio de 2009 . Tampoco le cierra el paso a Mauricio Macri, procesado el viernes por las escuchas ilegales. No lo defiende, “pero estigmatizarlo poniéndolo como jefe de una asociación ilícita es una exageración”, comentó en privado. ”Lole” también desorienta cuando señala que si finalmente decide no postularse, “influirá fuertemente para que surja otro peronismo, más creíble y previsible”. No eludirá contactos con los peronistas no kirchneristas. Empero, se le anticipó a este diario: “Si hay largadas apresuradas serán por cuenta y riesgo de cada uno. Yo no jodo la vida a nadie, no me jodan la vida a mí. Si el futuro de ustedes tiene que ver con mi presente, arréglense entre ustedes”, fue el mensaje para los Rodríguez Saá, Duhalde, Solá y Mario Das Neves, quien viene “pidiendo pista”, al igual que el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. “Si el peronismo no se une, conmigo no cuenten”, recita y manifiesta que la candidatura requiere de un proceso de maduración, y no constreñirse a cuestiones de cartel. A Duhalde no lo excluye del sector, porque considera que tiene bastante para aportar, pero como figura principal lo considera parte del pasado. Para más adelante, buscaría captar a “neo kirchneristas culposos”, como Alberto Fernández y Juan Manuel Urtubey. Reutemann observa con detenimiento la irrupción de Kirchner y su ascenso en las encuestas. “No tiene margen, si mantiene la confrontación, volverá a bajar”, presagia. Su meta actual, habiendo desensillado hasta que aclare, es darle cohesión al peronismo no kirchnerista, al que observa “muy fragmentado, muy atomizado”. “¿Por qué no decís ya que sos vos y vamos todos atrás tuyo?”, lo apuraron. “Yo lo planteo al revés. No me hago el lindo, ni me hago valer. Podemos ganar aún sin ser yo el candidato, pero primero tenemos que unirnos”, se plantó. Y el novelón seguirá.

ARNALDO PAGANETTI arnaldopaganetti@rionegro.com.ar


Comentarios


Escudería “Lole”