Ese innecesario dolor que acompaña el final

Muchas personas mueren en medio de dolores y angustias que pueden ser evitados.




Ginebra/Copenhague (DPA).- Muchas personas en Europa tienen una muerte innecesariamente dolorosa, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). En dos publicaciones difundidas por el organismo se critica que las personas sufren dolores y angustias que son evitables porque los sistemas de salud no disponen de suficientes métodos u opciones para cuidar a moribundos. La OMS solicitó que con urgencia se establezcan cuidados paliativos, que además deben constituirse en una de los pilares de la asistencia sanitaria. Hay una gran cantidad de pruebas que respaldan que la detección y el tratamiento temprano del dolor y otros padecimientos pueden ser hacer una gran diferencia en la calidad de vida del moribundo y sus familiares. “Los cuidados paliativos en general son descuidados en la mayoría de los países”, dijo Agis Tsouros, el director del Centro para la Salud en Ciudades en la oficina regional para Europa de la OMS en Copenhague. “Lo que es necesario, es un impulso social y político”. Investigaciones en Europa y Estados Unidos muestran que sólo entre el 20 y 30% de las personas pueden morir en sus casas, a pesar de que el 75% manifiesta que es algo que desearía. En los lugares en los que se ofrecen cuidados paliativos quedan sin embargo con frecuencia excluidos determinados grupos como las personas mayores, los niños, los pobres y los miembros de grupos étnicos minoritarios. Para el año 2020, la OMS estima que las cinco principales causas de muerte en las personas mayores de 60 años serán: enfermedades cardíacas, de los vasos y arterias cerebrales, de las vías respiratorias, infecciones de las vías respiratorias inferiores y cáncer de pulmón. Aun si hay diferencias individuales, muchos síntomas y sufrimientos se asemejan en el final de la vida. Se trata de superar el dolor, el miedo y el abatimiento. Además, los miembros de la familia deberían recibir asistencia y apoyo en el trato del moribundo.


Comentarios


Ese innecesario dolor que acompaña el final