Esfuerzo propio

por: JORGE VERGARA

jvergara@rionegro.com.ar

Es bueno que, después de tanto esfuerzo, el trabajo se vea coronado por un objetivo cumplido, pero es doblemente bueno cuando el que lo logra tiene sobradas condiciones para ocupar un espacio de privilegio. Esto debería ser una regla en todos los órdenes de la vida aunque, claro está, termina siendo una simple ecuación: si tenés medios y dinero o un buen padrino, el camino es corto y simple; si no tenés dinero ni padrino, el camino es largo y complejo.

El de la columna de hoy tiene más que ver con la segunda opción, porque a Rodrigo Flores, un roquense que quiere llegar lejos, le costó muchísimo conseguir lo que tanto buscó. Pero lo obtuvo con esfuerzo propio, con trabajo, capacidad y, sobre todo, con humildad.

Rodrigo Flores es un joven folclorista que hace un par de años inició el sueño de grabar su CD, convencido de que tenía condiciones y algo para mostrar a su público, a su gente, a la gente del país, y que, tras un largo camino, se dio el lujo de presentar anoche su trabajo «Simplemente Argentino» que, además de estar cargado de afectos, muestra que en verdad no tiene nada que envidiarles a los mejores folcloristas ya instalados entre los elegidos a nivel nacional.

Le puso a este CD tanto empeño que bien se puede decir que el resultado es impecable. El trabajo tiene zambas, chacareras, loncomeos y otros ritmos que escucha el país. No hizo un trabajo pensando en Río Negro ni en la Patagonia solamente sino en el país, porque con una voz madura y firme desafió chacareras nada simples de interpretar, más aún para un solista.

Rodrigo Flores es de esos folcloristas para tener en cuenta. Claro, no depende sólo de él el que llegue a los lugares de privilegio; depende de tantos factores que nadie se atrevería a definir su futuro. Pero si de su voz y de su música dependiera, bien podríamos decir que tiene buena parte del camino andado.

Dijimos el año pasado que había que tener en cuenta al catamarqueño Emilio Morales, una voz joven para el folclore que este año ya se instaló en los escenarios más importantes del país y se llevó una bolsa de elogios por lo que hace.

Su caso es como el de Rodrigo Flores, porque consiguió dar pasos grandes en base al esfuerzo propio y ambos tienen el respaldo de lo que la gente pretende: buena voz y buena música.

El joven roquense sabe que apenas anduvo un tramo de lo que se necesita para llegar, pero lo hizo con la más absoluta honestidad y con su garganta y sus manos de guitarrero como mayor capital.

Mire: el trabajo tiene polenta, sentimientos, emociones fuertes, alegría y una buena dosis de acordes capaces de contagiar, ingredientes suficientes como para tenerlo en cuenta, para imaginarlo en el corto o el mediano plazo en los escenarios más grandes, en los festivales a los que van los mejores. Apenas hay que darle una guitarra para que el folclore aflore.

Es folclore, que no es de unos ni de otros; es música, buena música llevada a un CD capaz de ponerse a la par de los mejores porque, además de una buena grabación, contiene empeño e ilusiones, las mismas que pusieron tantos en este género y que hoy se pueden dar el lujo de disfrutar del éxito.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora