Esos viejos anuncios



#

LA SEMANA EN BARILOCHE

MARCELA BERDÚN marberdun@hotmail.com

Tras seis años de fallidas negociaciones y anuncios incumplidos, el gobierno provincial parece haber tomado la decisión política de invertir para desarrollar el postergado polo tecnológico de la ciudad, una antigua aspiración que, expropiación mediante, parece más cerca de convertirse en realidad. El auspicioso anuncio realizado el viernes por el gobernador, Miguel Saiz, y el intendente, Marcelo Cascón, fue impreciso y dejó un amplio margen de dudas sobre los alcances que tendrá el emprendimiento en esta nueva etapa. El intento de conseguir mayor información chocó de plano con la licencia médica del subsecretario de Ciencia y Tecnología y la ausencia del secretario de la Producción, que se encontraba de viaje. Con las limitaciones del caso pero la mejor voluntad, los responsables de prensa del Ministerio de la Producción admitieron que no tenían mayores definiciones sobre la iniciativa anunciada por el gobernador porque en los últimos tiempos se evaluaron varias alternativas. El dato más certero sobre la superficie a expropiar lo brindó Cascón, al anunciar que la extensión pretendida alcanza las 500 hectáreas, con un amplio margen para adecuar la dimensión final a las posibilidades reales que se planteen dentro del proceso judicial. Con algún grado de confusión, el gobernador habló de 15 has en el Este de la ciudad que demandarán una inversión inicial de $ 3.000.000. Dudas al margen, queda claro que la tardía decisión tomada por el gobierno rionegrino no podrá revertir el desmembramiento del proyecto original, que contaba con el interés de empresas tecnológicas de primer nivel. Así, se perdió la posibilidad de integrar al Instituto de Investigación en Biodiversidad y Medio Ambiente (Inibioma), que se emplazará en el oeste -en el Centro de Salmonicultura-, aislado del complejo tecnológico por el cual el Conicet había elegido esta ciudad. Tampoco se podrá recuperar la reserva de 20 hectáreas realizada por Invap para desarrollar el proyecto de radares que fue reubicado en otro lugar. Tiempo perdido del que no se mencionó una palabra a la hora de renovar los viejos anuncios. En febrero pasado la Subsecretaría de Ciencia y Técnica confió sus expectativas de alcanzar un acuerdo con Tanco -estancia El Cóndor- por las 120 hectáreas ubicadas sobre la Circunvalación, a partir del entendimiento logrado entre la firma, el municipio y la Universidad Nacional de Río Negro para proyectar la sede universitaria en el este de la ciudad. La fracción elegida en esa etapa de negociaciones era la ubicada en cercanías de la estación eléctrica La Paloma y la avenida Esandi. El complejo proyectado a finales de 2004 tenía una superficie de 120 hectáreas, subdivididas en parcelas mayores a una hectárea y preveía la construcción de una importante red vial y el tendido de servicios subterráneos que incluían fibra óptica. Del nuevo proyecto es poco lo que se sabe y sólo el tiempo dirá si romperá el estigma de los incumplidos anuncios que lo precedieron.


Comentarios


Esos viejos anuncios