España vivió el eclipse a pleno

Miles de personas se reunieron ayer para ver algo que no había sucedido en más de 200 años: un inusual eclipse solar que oscureció el cielo de la península Ibérica.



MADRID.- Europa, casi toda Africa y gran parte del oeste y sur de Asia pudieron contemplar este lunes un eclipse anular de Sol, al que la Luna ocultó en un 95% durante cuatro minutos en una franja de 200 kilómetros de ancho que atravesó la península Ibérica de noroeste a sudeste.

Inmovilizados en aceras y terrazas de cafés orientadas hacia el este, los madrileños aprovecharon la ubicación privilegiada de su ciudad, en el centro de esta franja de visibilidad, para observar el fenómeno, cuyo auge se produjo entre las 10H56 y 11H01 locales (08H56 y 09H01 GMT).

El cielo despejado en la península permitió una perfecta observación del eclipse.

En el norte de Portugal, muchos curiosos se acercaron a Braganza (norte) para ver mejor este espectáculo natural, abarrotando los hoteles de la región. A pesar de las advertencias, y en un clima de excitación, muchos espectadores, entre ellos niños, observaron el eclipse sin los anteojos de protección recomendados.

Con motivo de este fenómeno, que en la península no se veía desde 1764, el correo portugués emitió sellos especiales por valor de 1,20 euros cada uno, representando las tres etapas del eclipse.

En España, el cielo luminoso de la capital perdió levemente su brillo en el momento decisivo del eclipse, mientras las temperaturas descendían y el Sol adquiría un brillo insoportable al ojo desnudo.

Pero en el eclipse anular de ayer, visible de Europa a India, no hubo un crepúsculo en pleno día como ocurrió el 11 de agosto de 1999 cuando se produjo un eclipse total. Minutos después de la fase más importante del eclipse, el cielo azul madrileño volvía a resplandecer. (AFP)


Comentarios


España vivió el eclipse a pleno