Esta vez Ríver se tuvo que poner el overol



Al “millonario” no le sobró mucho para salir a flote en su compromiso ante Chacarita y de esa manera conservar la cómoda condición de puntero.

que le permitió despachar a San Lorenzo una semana atrás, River le ganó con lo justo 1-0 a Chacarita Juniors, para seguir en lo más alto de la tabla de posiciones y esperar con el ánimo en alza el superclásico del domingo ante Boca Juniors.

El equipo dirigido por Américo Gallego, quien sufrió muchísimo en el banco de suplentes, se llevó los tres puntos gracias a una de las dos pelotas que Javier Saviola tocó en todo el partido, sobre los 33 minutos del segundo tiempo.

Si bien el resultado no puede discutirse, River, al igual que ante Los Andes, sufrió nuevamente la falta de un conductor, ya que Ariel Ortega y Damián Alvarez estuvieron lejos de parecerse a Pablo Aimar.

Los dos equipos terminaron con un hombre menos, por las expulsiones de Iván Furios en Chacarita, a los 11 del segundo tiempo, de Eduardo Coudet en el conjunto de Núñez, tres minutos antes del final, que lo margina del choque en la Boca.

En el primer tiempo ofrecieron un partido apenas discreto, cortado por las infracciones y con Chacarita plantado desde el arranque en posición de contraataque.

Del otro lado, River proponía lo de siempre: dos enganches para generar fútbol (Alvarez y Ortega), dos hombres bien metidos en el área (Javier Saviola y Martín Cardetti), y el ida y vuelta de Coudet. Esa era la idea.

El planteo propuesto por River sólo duró cinco minutos. Chacarita se acomodó con una línea de cinco en el fondo, trató siempre de ser prolijo y tuvo en Carlos Moreno a su principal arma de ataque.

River apenas si podía armar una jugada en conjunto, porque Ortega gambeteaba muy lejos del área rival y Alvarez fallaba casi siempre en el pase final. Con ese panorama, a Cardetti y a Saviola la pelota nunca les llegó “redonda”.

De hecho, fue Chacarita el que tuvo las mejores ocasiones de ol, con tres disparos de Moreno bien controlados por Franco Costanzo y con un mano a mano que el arquero de River le tapó al paraguayo Hugo Brizuela.

El local tuvo apenas dos jugadas claras de gol. La primera fue a los 12, cuando Ortega y Saviola armaron una jugada bárbara por la derecha y Jorge Vivaldo terminó salvando con un manotazo. La otra fue recién a los 31, cuando Darío Caballero sacó en la línea un remate de Mario Yepes.

En la etapa final, River salió decidido a ganar. Tuvo la actitud necesaria para ello, pero las ideas siguieron sin aparecer. Así y todo, estuvo cerca con un disparo de Guillermo Pereyra, a los 7; con un centro de Alvarez que pegó en el travesaño, a los 10; y con una pifiada increíble de Cardetti con el arco a su disposición, a los 15.

Después de la expulsión de Furios por doble amarilla, Chacarita profundizó su actitud contragolpeadora, vía por la cual tuvo dos chances muy claras. A los 17, Costanzo le tapó un remate a Brizuela tras una grave falla de Yepes y, a los 29, Diego Rivero también perdió ante el arquero.

A partir de los 30, River fue a jugar su última carta. Dejó tres en el fondo y lo puso a Nelson Cuevas en clara actitud ofensiva. Vivaldo le tapó un cara a cara a Saviola, un remate de Coudet dio en el palo y, a los 33, Saviola, con una impecable media vuelta, dejó sin respuestas al arquero de Chacarita y relajó a sus veinticinco mil hinchas.

River sigue en la punta, pero el trapo colgado en la platea Belgrano lo decía todo: “Gallego, el domingo 8 hay que salir a ganar”.

Ahora le toca enfrentarse con Boca y eso para River equivale a su examen más importante en lo que constituye la esperanza de coronarse campeón.

Menos fantasía y más pragmatismo

Muestra clara de que el River Plate 2001 es más pragmático que “fantástico”, Américo Gallego destacó el valor de los tres puntos por sobre el nivel de juego, y advirtió que “estos son los partidos que hay que ganar” para ser campeón.

Gallego recordó que “River perdió el otro campeonato por no ganar de local”, y destacó la importancia de la actual racha en el Monumental, donde ganó todos los partidos oficiales del año.

El conjunto “millonario” ganó los cinco encuentros del Clausura y los tres de la Libertadores que jugó en el Monumental este año y así marcha cómodo en la punta del campeonato local y está cerca de la clasificación en la Copa.

“De antemano sabíamos que iba a ser difícil, un partido cerrado, lo que se vio en el primer tiempo, pero mejoramos en el segundo. Fuimos merecedores de ganar”, dijo el técnico en la conferencia de prensa.

También se quejó de que el rival hizo lento el partido, que “entró demasiado el carrito a auxiliar a los jugadores de Chacarita, que demoraban en cada lateral”, y entendió que por esas actitudes el partido “se hizo muy cortado”.

Por último, deslizó una crítica al árbitro Martín por entender que la expulsión de Furios fue tardía (“lo tendrían que haber echado antes”, dijo), pero no hizo referencia a la situación de Celso Ayala, quien caminó por la cornisa cometiendo varias faltas estando amonestado. (Infosic).

La tribuna “ordena”

Los directivos de River Plate recibirán de sus pares de Boca la cantidad de 11.600 entradas generales y 1.500 plateas bajas y medias para el clásico del próximo domingo, que por la décima fecha del Clausura se jugará en la “Bombonera”.

La parcialidad del equipo de Núñez ocupará las dos bandejas inferiores que dan a la calle Brandsen y un sector de plateas pegado a esa tribuna popular.

Este nuevo choque entre los dos más grandes del fútbol argentino acaparará una atracción muy especial, teniendo en cuenta que el equipo “millonario” irá a la casa de su archirrival ostentando un liderazgo absoluto, algo que podría afirmar y ver despejado su camino hacia la tan esperada consagración con un triunfo en un partido que asoma fundamental. Aunque si de diese de otro modo, es decir ante la desventura de un resultado, eso tampoco le haría perder a Ríver la condición de puntero, aunque con la probable amenaza mucho más encima de sus perseguidores.

De allí entonces el cartel de los hinchas de Ríver que ayer mostraron en la cancha, señalando que “el domingo 8 hay que salir a ganar”.


Comentarios


Esta vez Ríver se tuvo que poner el overol