“Está vivo gracias a Dios y al trabajo de los médicos”



#

Víctor Villablanca, el padre de Tato.

CIPOLLETTI

CIPOLLETTI (AC).- “Estuvo 359 días internado”, relata Víctor Villablanca, el padre del joven que se electrocutó en el barrio Anai Mapu durante el temporal. Víctor (”Tato” como lo llaman sus amigos), de 19 años, estuvo con un paro cardiorespiratorio durante 20 minutos y, según asegura su padre, está vivo gracias a Dios, su fuerza de voluntad y por el trabajo de los médicos.

Pese a las fuertes lluvias, y a las inundaciones que estaban sufriendo algunas viviendas de la calle El Cuy al 2000, para la familia Villablanca era un día más, sin sorpresas. La mamá de Tato cocinaba milanesas y su padre emprendía el recorrido diario para llegar hasta el trabajo. “Él fue a comprar al almacén, salió en bicicleta y vio que no podía avanzar por la cantidad de agua. Decidió ir por la vereda”, cuenta Víctor. “Se agarró de una reja para tomar impulso y quedó pegado sin poder reaccionar”, dice mientras explica que al lado del portón había un pilar de luz.

Los minutos que le siguieron fueron determinantes. Un vecino quiso socorrerlo pero no pudo. Corrió hasta la Subcomisaría, que se encuentra a unos pocos metros, para pedir socorro. “Los policías agarraron una manguera, lo ataron y así pudieron sacarlo”, dice el padre al recordar ese angustiante momento. Tato entró al hospital en gravísimo estado de salud, prácticamente sin vida. “Estuvo nueve meses en terapia intensiva”, cuenta Víctor entre suspiros. Hace unas pocas semanas, recibió el alta médica y comenzó un tratamiento de rehabilitación.


Comentarios


“Está vivo gracias a Dios y al trabajo de los médicos”