La muerte del 10: El mundo despide a Diego

Estados de ánimo




Cruces y enojos y cosechó la semana política en Río Negro.

En materia de cruces, el más duro es el que siguen protagonizando el secretario general de UPCN, Juan Carlos Scalesi, y el ministro de Salud Francisco Buzzo. Desde su asunción la conducción del gremio estatal lo miró de reojo y no ahorró críticas. Ahora el retiro del gremio de la organización de la capacitación para médicos generalistas acentuó el alejamiento.

Scalesi criticó ayer al ministro. Le cuestionó haber admitido públicamente que Río Negro no tiene un proyecto de salud y que sólo lo mueve un interés personal. No obstante, dijo: "UPCN no pone ni saca ministros, marcamos los errores".

Desde Bariloche, en tanto, provino el enojo más vehemente que ofreció la política por estas horas.

Lo acumuló con paciencia oriental y luego lo expresó el intendente Alberto Icare. ¿Motivo? El ofrecimiento formulado por el gobierno a la dirigente del Frente Grande Graciela Di Biase para que conduzca Altec, tensó los nervios de Icare. Fueron carne y uña en el Movimiento de Unidad y Participación. Las tempestades que son propias de la política separaron sus caminos y Di Biase pasó a ser una dura crítica del radicalismo e Icare, socio del oficialismo.

- Ahora los radicales le ofrecen un cargo y yo, que soy ejemplo de lealtad a ellos, me tengo que enterar por los diarios -se queja por estas horas el jefe comunal.

Y se desayuna del estilo radical. (AV/AR)

Nota asociada: Saiz quiere hablar con los enojados  


Comentarios


Estados de ánimo