Estados Unidos logró una ambigua declaración de la ONU sobre clonación

NUEVA YORK (Télam-SNI y AFP).- La asamblea general de ONU aprobó ayer una controvertida declaración exhortando a los gobiernos a prohibir cualquier forma de clonación humana, incluyendo la que se realiza con fines terapéuticos, lo que constituye una victoria para Estados Unidos. China, Bélgica y Gran Bretaña hicieron saber inmediatamente que no se sentían comprometidos por la declaración de ONU, que no es vinculante. El texto fue aprobado por 84 países contra 34 y 37 abstenciones, tras cuatro años de debates.

Durante los debates, los 191 países miembro de ONU se pronunciaron únicamente contra la clonación con fines reproductivos. Pero muchos -a menudo sus científicos- están en favor de una clonación denominada terapéutica, con fines de investigación con células madre, con la esperanza de que un día conduzcan a descubrir remedios para enfermadades como el Alzheimer o resultantes de lesiones en la columna vertebral. Numerosos países musulmanes se abstuvieron porque no llegaron a un consenso sobre el tema. El embajador británico en la ONU, Emyr Jones Parry, fustigó, sin citar a Estados Unidos, "la intransigencia de aquellos que no están dispuestos a reconocer que otros Estados soberanos" pueden defender la clonación con fines terapéuticos.

La Asamblea General de las Naciones Unidas pidió ayer que se eviten las "formas de duplicación incompatibles con la dignidad y la protección de la vida humanas", en una declaración sobre clonación en la que no se pronunció por la prohibición tajante de esa práctica científica.

El máximo organismo internacional reafirmó que la aplicación de las ciencias biológicas debe tratar de mitigar los sufrimientos y mejorar la salud de la persona y la especie humana en general. Tras un extenso debate, el documento final solicitó a los gobiernos que adopten las medidas necesarias para impedir "la aplicación de las técnicas de ingeniería genética" que vayan contra la dignidad humana. El re

presentante permanente alterno de México ante la ONU, Manuel Gómez Robledo, explicó que "la utilización de los conceptos 'dignidad humana' y 'protección de la vida humana' en esta declaración no prejuzga la definición de los mismos". Aclaró que, por el contrario, la fórmula "permite a las legislaciones nacionales precisarlos de conformidad con los criterios culturales, filosóficos y religiosos que predominen en cada sociedad y los derechos humanos reconocidos por el mundo".

La declaración refleja las posturas divergentes presentadas por los estados miembros. La ONU también pide a los estados miembros que adopten medidas para impedir la explotación de la mujer en la aplicación de las ciencias biológicas. La resolución votada no constituye un instrumento jurídico vinculante pero se define como una orientación a nivel internacional que cada país deberá definir en su legislación.

El texto fue aprobado en la Comisión Jurídica del organismo, por 71 votos a favor, 35 en contra y 43 abstenciones, lo que cambió en la votación final en la asamblea. Pese a la anunciada aprobación en general, muchos países anticiparon que no prohibirán la investigación, por ejemplo, sobre las células madre. El texto de la resolución que se votó ayer se inspira en una propuesta presentada en noviembre pasado por Italia que exhortaba a prohibir "toda tentativa de crear vida humana" mediante la técnica de la clonación. La propuesta italiana desbloqueó el debate en la Comisión Jurídica de la ONU, donde Estados Unidos forzaba la discusión por la prohibición total.


Comentarios


Estados Unidos logró una ambigua declaración de la ONU sobre clonación