Esté preparado ante una emergencia

Las quemaduras en las manos y las heridas en el rostro son las más comunes entre los adolescentes y adultos jóvenes. Aquí una guía para estar prevenido ante cualquier eventualidad.



Diciembre es el mes en el cual ocurre el mayor número de lesiones por fuegos artificiales y pirotecnia en general. “No tenemos casos durante el año, todos se dan entre el 24 y el 31 de diciembre, especialmente en el 31.” Las lesiones se repiten año tras año, las más comunes son las quemaduras en las manos y las heridas en el rostro, y las víctimas más frecuentes son “adolescentes y adultos jóvenes” comenta el Dr. Marcelo Rodríguez, jefe del Servicio de Emergencias del Hospital Universitario Austral. 

Tome recaudos al manipular pirotecnia. Además, tenga a mano un recipiente con cantidad suficiente de agua como para apagar fuego o un producto que funcionó mal. Si se hubiera producido una lesión por quemaduras en la piel “lavar la superficie con agua fría, no colocar ninguna sustancia ni aplicar un remedio casero y llevar a la persona a la Guardia”. En cambio, si el daño es en los ojos, el Dr. Battaglia sugiere concurrir de inmediato al Hospital y “no hacer ningún tipo de tratamiento casero.”

En cualquier caso, “la gente debe saber que puede recurrir al hospital haciendo uso del recurso de emergencia telefónica. El 107 lo comunica con el hospital y se puede llamar para pedir ayuda en el tratamiento de quemaduras u otros accidentes. No solo hay que llamar para pedir una ambulancia”, nos dice Manuel Carrillo de Defensa Civil del Municipio Roquense. Si se quemara la ropa sobre el cuerpo puede no ser lo mejor removerla porque se remueva la piel con ella. Considerando las características del accidente, el hospital indicará los pasos a seguir. Las empresas de pirotecnia legal son responsables por los productos fallados y usados correctamente, y están obligadas a hacerse cargo de los daños ocasionados. La mayoría de ellas tienen contratados seguros que cubren estos casos.

Todos los juegos de pirotecnia en manos de inexpertos conllevan riesgos. La chispa de una simple estrellita puede prender fuego la ropa o lastimar un ojo. Pero no sólo el calor o el fuego lastima. Hay otra serie de traumas producidos por los explosivos.

Destrucción de tejido y amputaciones: los dedos de las manos y los ojos son los miembros que reciben la mayor cantidad de impactos. También son frecuentes las lesiones en los genitales cuando la persona lleva petardos en el bolsillo del pantalón y debido a la fricción o el calor corporal explotan.

Intoxicación: “Los niños abren los cohetes y después se llevan la mano a la boca con plomo, azufre y pólvora”, explica el Dr. Rodríguez.

Daño en los ojos: tanto  los “corchazos” como por la pirotecnia pueden herir los ojos. “Vemos desde quemaduras superficiales de párpados hasta perforaciones oculares”, dice el Dr. Battaglia del Hospital Austral.

Lesiones auditivas: Los niños están más expuestos porque su sistema auditivo es más vulnerable. La mejor forma de proteger los oídos es colocarse tapones del tipo que se usan para ir a la pileta. “Se debe hacer hincapié en que la pirotecnia, primero que debe ser legal, y segundo que es responsabilidad de los grandes y los chicos no tienen que tocarla”.

 

Municipalidad de General Roca – Hospital Universitario Austral


Comentarios


Esté preparado ante una emergencia