“Esto es el Borda”



Caro, muy caro.

Así está pagando el gobierno rionegrino creer que la política se puede construir y reproducir in eterno desde la insensatez, el espontaneísmo y el voluntarismo.

Creer que se puede armar política alegremente mediante docenas de discursos contradictorios y cuando no disparatados en sus contenidos.

Porque éste es el estilo que el gobierno viene aplicando al manejo de la crisis que tiene encima.

Cuando no se la encara desde la emoción, creyéndose que la política es un problema de textura de atributos, se la encara desde sitios absolutamente ajenos a la reflexión y la inteligencia.

Lo sucedido en la reunión de gabinete lo demuestra. Ya durante la madrugada de ayer no fueron pocos los hombres del poder que advertían a periodistas que la reunión sería un todos contra todos. Para esas horas ya se sabía que en la cúpula del poder pululaban numerosos “se tiene que ir, pero no se tiene que ir” aquel o este ministro.

– Esto es el Borda en forma de gobierno-, con perdón del Borda, llegó a decir uno de esos hombres mientras muy de noche le daba de comer a un perro que -confesó su dueño- lo miraba con más ganas de sumarse a las huestes de Aurelio Vázquez que de ratificarle lealtad a quien lo mantiene.

Y en la reunión sucedió lo que estaba en la naturaleza de los hechos que se venían abonando. Peleas, rencillas, estampidas de enconos, reproches.

Ni siquiera el más mínimo aliento para el instante que habla de una dignidad indispensable en el manejo del poder. Ese resto que habla de lo poco que suele quedar de sentido común

Ese instante que germina al computarse tanta angustia y dolor dando vuelta por la provincia.

En fin, política para la no política.

Carlos Torrengo


Comentarios


"Esto es el Borda"