“Éstos son los muchachos de la traición”



Aquí están, éstos son? los muchachos de la traición? Solá, De Narváez, Camaño llamados por los medios “de la libertad de empresa porteña” como los peronistas disidentes.

Sí, son los tristemente célebres diputados que defienden a los grandes pulpos exportadores y mediáticos. Donde en nuestra ciudad los acompaña Arriaga, que hoy convoca -con la llegada de Solá- a los cipoleños a una nueva aventura.

El mismo que peleaba por una foto con nuestro compañero Néstor Kirchner cuando era candidato para diputado.

El mismo que empezó con los radicales y se fue haciendo bloque propio? El mismo que trajo a Palito Ortega y se encolumnó con Ibarra… El mismo que empezó con Julio Salto y lo pateó para el cuarto… El mismo que junto con Bongiorno y Rossi se manifiestan en contra del proyecto nacional, cuando el partido al cual pertenecen (Frente Grande) apoya a nuestra presidenta.

El mismo que se subió por la izquierda al caballo de la Cámara de Diputados y se bajó por la derecha. ¡No porque se haya equivocado cuando se bajó, sino que le erró al estribo cuando se subió! El mismo que se peleó en nuestro querido Club Cipolletti por no respetar los acuerdos. ¿Cosa rara en él, no?

El mismo que dijo que “con los peronistas no iba a ninguna parte” y nos usó para escalar en su apasionada carrera de destruir todos los sanos acuerdos y los lazos éticos con la política.

Es el mismo que invita a que nos amontonémonos, compañeros, así con todos juntos llego yo. Así como se llevó en su época, por nombrar algunos, a los Navarrete, a los Gatti, que en realidad son sangre de su propia sangre. Porque son como el gran doctor.

A los compañeros sanos y desprevenidos les podemos entender que no compartan algunas políticas de nuestra presidenta. Incluso que la deformación “clarinesca” o “teniana” los confunda y los haga dudar de su postura política. Más aún, que algún perdedor dolorido por los daños que producen nuestras internas se haya alejado es entendible, pero no aceptable.

Pero que te sientas convocado por el hombre más dañino y más individualista de la política orgánica que sólo te va a volver a usar, como Camaleón, sería triste y te convertirías en cómplice del daño.

Como dijo hace tiempo de él un antiguo dirigente peronista: “Es poner al zorro a cuidar las gallinas”.

Si bien el ser humano es el único animal que tropieza con la misma piedra dos veces, no hagamos verdad los dichos borgianos que “los peronistas somos incorregibles”.

Busquemos un espacio interno donde podamos resolver entre nosotros nuestras diferencias, prioricemos las coincidencias y luchemos juntos para que el 2011 sea un rotundo triunfo peronista en la Nación, en la provincia y en nuestra ciudad.

El objetivo es noble, luchar por terminar con la dinastía del régimen radical y los funcionales de turno y reconstruir nuestra provincia devastada por los intereses personales de unos pocos. No nos sumemos a alternativas que sólo contribuyen para que sigan engrosando sus billeteras a costa del futuro de los rionegrinos.

Recordemos que si hacemos lo mismo, el resultado será el mismo: la derrota.

Nos merecemos, por la dignidad de los rionegrinos, construir una alternativa válida para transformar esta sociedad en más justa, en más solidaria, en más feliz?.

Oscar Rodríguez

DNI 7.577.575

Secretario general Partido Justicialista

Cipolletti


Comentarios


"Éstos son los muchachos de la traición"