Estudian ofertas por el 4G tras el rechazo a una medida cautelar

Cuatro empresas participaron ayer de una ronda de subastas de lotes de frecuencia. En unos días definirán los prestadores de esta telefonía móvil.




COMUNICACIONES

En el predio de Tecnópolis y a puertas cerradas se realizaba esta tarde la subasta de frecuencias de telefonía 4G entre las empresas de telefonía móvil, tras el pronunciamiento de la Justicia ante un pedido de medida cautelar para suspender el procedimiento.

A mediodía, el secretario de Comunicaciones, Norberto Berner y el subinterventor de la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC), Nicolás Karavaski iniciaron el procedimiento con una simulación previa ante los representantes de las empresas, ya que no se trata de una tradicional apertura de sobres, sino de subastas por lotes que puede “llevar buena parte de la tarde”

La jueza en lo Contencioso Administrativo Federal 3, Claudia Rodríguez Vidal, rechazó ayer el pedido de cautelar presentado por el Grupo Clarín para postergar este proceso licitatorio.

Rodríguez Vidal consideró en su fallo que el Grupo Clarín reconoció no haber presentado oferta en el concurso de lo cual se deriva “una consecuencia irrefutable, consistente en que no reviste la calidad de oferente”, con lo cual entendió que “carece del status jurídico que lo habilitaría a cuestionar las decisiones relativas a las precalificaciones y posteriores adjudicaciones”. “No se encuentra acreditada la verosimilitud del derecho que la actora invoca, y más concretamente su legitimación para peticionar la suspensión del trámite del concurso”, afirmó la magistrada.

El decreto 871/14 instruyó a la Secretaría de Comunicaciones de la Nación para que atribuyera las bandas entre 698-806 MHz, 1710-1770 MHz y 2110-2170 MHz exclusivamente al Servicio Móvil Terrestre y procediera a concursar las frecuencias.

Tras el rechazo de la medida cautelar, la subasta comenzó al mediodía de ayer y participan de ella las empresas Personal, Claro, Movistar y Airlink.

La subasta no sigue el formato tradicional de mano alzada y se decidió por un esquema de rondas, donde cada empresa tiene asignada una sala en la que recibe el formulario con el lote a subastar con el precio base más un 5 por ciento. La empresa decide entonces si rechaza el bloque de frecuencias, si acepta con el precio base o si oferta más. Escribe su decisión y entrega el sobre a un veedor que lo lleva a la mesa receptora de ofertas donde hay funcionarios y un representante de cada empresa. Se abren los sobres y se analizan las cifras económicas. Si hay empate se pasa a una segunda ronda. El sistema elegido mantiene incomunicados a los oferentes.

Tras esta subasta la secretaría asignará el espectro a quienes resulten ganadores a mediados de noviembre, señalaron fuentes oficiales.

DyN/Télam


Comentarios


Estudian ofertas por el 4G tras el rechazo a una medida cautelar