Europa apuesta a Internet para el pleno empleo 

Los gobiernos de la UE tratan de acotar la brecha con Estados Unidos y buscan que el desarrollo tecnológico y el comercio electrónico les brinden 20 millones de puestos de trabajo.



Lisboa (EFE-DPA).- Los líderes de la Unión Europea dieron ayer un impulso decisivo a la modernización de su economía, con la adopción de un plan orientado a generalizar el acceso a Internet, una fuerte inversión en investigación y desarrollo (I+D) y abrir aún más los mercados para promover el pleno empleo.

La cumbre extraordinaria que ayer se clausuró en Lisboa definió "un nuevo objetivo estratégico" de la UE para esta década, que tomará el relevo a la construcción del mercado sin fronteras (1993) y al euro (1999).

Para el 2010, los Quince quieren hacer de la Unión "la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica" del mundo, "capaz de crecer de manera sostenible con más y mejores empleos y con mayor cohesión social".

La intención es acabar con la lacra del desempleo, que afecta a 15 millones de personas. El Consejo Europeo consideró que un crecimiento al ritmo actual del 3% "podría constituir una previsión realista para los próximos años", si se cumplen las reformas dentro de "un marco macroeconómico sólido", es decir, una férrea disciplina presupuestaria.

Para impulsar la modernización, los gobernantes acordaron un ambicioso calendario de medidas en los ámbitos de las "autopistas" de la información, la ciencia y la educación .

Antes de que acabe el año, los países europeos deberán haber abierto a la competencia el acceso sector local de comunicaciones, a fin de abaratar sustancialmente su coste.

También en el 2000 deberán haber aprobado el marco legislativo para el desarrollo del comercio electrónico (e-commerce), donde la ventaja de Estados Unidos es abismal.

En los colegios

Antes de finales del 2001 todos los colegios deberán estar conectados a Internet y creada una red electrónica europea de alta velocidad entre centros de investigación.

También se tendrán que crear las condiciones para un "espacio europeo de la investigación y el desarrollo (I+D)", según el documento aprobado.

Además, se tendrá que seguir profundizando el mercado interno, en el que no deberá haber obstáculos ni restricciones a la circulación de personas, capitales y servicios, y se tendrán que crear mercados más eficaces.

Para un plazo más largo se cuantifica también el esfuerzo de generación de empleo. La UE se pone como meta aumentar la tasa de empleo actual, situada en torno al 61%, hasta el 70% en el año 2010.

Gran parte del incremento se centrará en el empleo femenino, ya que se pretende "aumentar el número actual de mujeres empleadas, de una media del 51%, a más del 60%" en el mismo plazo.

El primer ministro británico, Tony Blair, fue el único que se atrevió a cifrar el resultado de todas estas medidas: 20 millones de puestos de trabajo nuevos.

En política exterior, la UE quiere actuar en forma más coordinada para ayudar a los Balcanes, tras la crítica recibida en ese sentido por Estados Unidos.  

Gobernar o cambiar pañales, el dilema de Blair

Londres (EFE).- El primer ministro británico, Tony Blair, está ante el dilema de tomar el "permiso de paternidad" cuando nazca su cuarto hijo o seguir trabajando en su despacho y soportar las críticas de las mujeres de su partido.

"Todavía no he pensado sobre el tema. Sé que debería haberlo hecho. Tomaré la decisión en las próximas semanas. Tengo que decidir pronto", afirmó un Blair lleno de dudas a la BBC. Y debe darse prisa porque la cigüeña ya dijo que su bebé llega a Londres este 24 de mayo.

Su esposa, Cherie, ya le leyó la carta, y espera que su marido siga el ejemplo del presidente finlandés, Paavo Lipponen, que ya dejó dos veces sus obligaciones para cambiar pañales y cantar alguna que otra canción de cuna.

La legislación británica brinda a Blair la oportunidad de tomarse hasta trece semanas libres durante los cinco primeros años de vida del hijo, pero al primer ministro le preocupa el destino del país en su ausencia.

Sin embargo, haga lo que haga al primer ministro le van a llover críticas de un lado o de otro.

Si el jefe del gobierno decide trabajar en el 10 de Downing Street mientras en el piso de arriba se escuchan los llantos de su bebé, los grupos pro familia se le irán encima.

Según la portavoz del grupo Fawcett Society, Mary Anne Stephenson, "tomar el permiso sería un gran mensaje para otros hombres" . Además, la imagen de una madre, Cherie, sola ante el sollozo interminable de la criatura podría romper la imagen de padre moderno de familia de Blair.

Ahora, si el mandatario laborista resuelve quedarse con Cherie y dar el biberón al pequeño (o pequeña) durante unas semanas, el Partido Conservador pondría el grito en el cielo ante un primer ministro que deja al país a la deriva.

Para colmo de males, 48 horas antes del nacimiento del bebé, termina el plazo para el desarme de los paramilitares en Irlanda del Norte en un momento clave para el proceso de paz.

Blair deberá hilar muy fino para satisfacer a Cherie, su amor, y a la política, su pasión.


Comentarios


Europa apuesta a Internet para el pleno empleo