Europa arremete contra las calificadoras de riesgo

Acusan a las consultoras de tomar partido en contra de la Eurozona.

BRUSELAS.- Europa arremetió ayer contra las agencias de calificación de crédito y abogó por la creación de un organismo europeo de este tipo tras la espectacular decisión de Moody’s de degradar la nota de Portugal a nivel de bono basura, lo que amenaza con agravar la crisis en la Eurozona.

Con su decisión de degradar la nota de Portugal cuatro peldaños de un golpe al nivel de bono especulativo, Moody’s ha equiparado al país luso con Grecia, el eslabón más débil de la Eurozona.

La agencia de calificación considera que Portugal, al igual que Grecia, podría necesitar un segundo paquete de ayuda antes de poder acudir a los mercados financieros.

La reacción de los mercados no se ha hecho esperar: la prima de riesgo exigido a Portugal superó el 12%, un récord.

La decisión de Moody’s ha provocado el enfado de los europeos. Portugal está haciendo los deberes exigidos poniendo en marcha un draconiano ajuste para reducir el déficit.

Pero esa degradación no se debe a que Portugal no esté haciendo reformas, sino a la hipótesis de que el país necesite un nuevo rescate. “¿Se dan cuenta de la locura de esta profecía autocumplida?”, declaró en una conferencia en Berlín el ministro griego de Relaciones Exteriores, Stavros Lambrinidis.

“Este episodio desafortunado subraya una vez más la cuestión del comportamiento de las agencias de calificación y de su supuesta clarividencia”, declaró el portavoz del ejecutivo europeo para asuntos económicos, Amadeu Altafaj.

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, declaró que hay “que romper el oligopolio de las agencias de calificación” y “limitar su influencia”, mientras que el presidente del ejecutivo europeo, José Manuel Barroso, se pronunció indirectamente sobre la creación de una agencia de calificación crediticia con sede en Europa.

“Es el mercado el que debe decidir”, pero me parece extraño que no haya una sola agencia procedente de Europa”, indicó, acusando a éstas de haber “tomado partido” contra la Eurozona.

Acusadas de dictar la ley en el planeta financiero mundial, las tres grandes agencias de calificación crediticia, que controlan más del 90% de la calificación de empresas y países, son anglosajonas: Moody’s, Standard and Poor’s y Fitch (esta última pertenece al grupo francés Fimalac).

A principios de semana, fue Standard and Poor’s la que provocó el enfado de la canciller alemana, Angela Merkel. La agencia rechazó los planes europeos en estudio para hacer contribuir a los bancos y a los fondos de inversión en un nuevo plan de ayuda a Grecia, al considerar que “conducirían probablemente a un impago”, lo que tratan de evitar a cualquier precio los europeos.

“Es importante que nosotros (…) no nos dejemos privar de nuestra libertad de juicio”, dijo la canciller alemana. (AFP)

AP


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora