Evalúan los graves daños para ir a la Justicia

Sólo una parte del quemado edificio policial del Centro Cívico volvió a funcionar.



#

Además del frente se dañaron el cielorraso, las ventanas y algunas computadoras.

Alfredo Leiva

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- El jefe de Policía, Jorge Villanova, y el titular de la Regional Tercera de Bariloche, Edgardo Pérez, evaluaban ayer los daños ocasionados por un grupo de manifestantes que el jueves incendió el frente del edificio policial del Centro Cívico. Con eso formularían la denuncia ante el fiscal Eduardo Fernández, aunque hasta ayer por la tarde todavía no habían elevado la causa a la Fiscalía.

Los funcionarios policiales aportarán el material fílmico y fotográfico que ayudaría a identificar a los responsables e instigadores de los violentos episodios que se desencadenaron al finalizar la marcha del pasado jueves. Según se confirmó ayer, esas mismas personas cometieron desmanes en la zona céntrica y en el sector comercial de la calle Onelli.

El fuego y los destrozos producidos tras la manifestación, en la cual un centenar de personas reclamó Justicia por los tres homicidios ocurridos entre el 16 y 17 de junio de 2010 en el Alto de la ciudad, impedían hasta última hora de ayer la reconexión del servicio eléctrico y el telefónico. Sin embargo la Comisaría Segunda, que está ubicada en el ala este del edificio y en la planta baja, comenzó a funcionar normalmente por la tarde, después de estar más de 15 horas sin servicios.

El fuego afectó la fachada oeste de la Regional de Policía en sus dos plantas, consumió parte del alero y el techo de tejuelas. La llegada de los bomberos impidió que las llamas se propagaran por el resto del techo, de altísima combustibilidad. En ese frente está ubicado el panel de ingreso de los cables, que fueron consumidos por las llamas junto con la fachada de troncos. Cientos de litros del agua utilizados para combatir el fuego quedaron depositada en el cielorraso de la planta alta, lo que dificultaba también la reparación y hacía que se evaluara la posibilidad de renovar toda la instalación.

Por otro lado, las piedras que arrojaron los manifestantes e ingresaron al edificio rompieron muchos vidrios de las ventanas y destruyeron incluso alguna computadora.

El fiscal Eduardo Fernández se presentó en la Comisaría Segunda en el marco del desborde que siguió a la manifestación, e instruyó a los jefes policiales para que inicien la causa judicial y formulen acusaciones. El estado de las dependencias e instalaciones habría impedido que completen esa diligencia ayer, y eso también justificaría la falta de denuncias de los particulares afectados por los desmanes, quienes hasta ayer no habían formulado presentaciones en la céntrica unidad.


Comentarios


Evalúan los graves daños para ir a la Justicia