Evo encabeza una gran marcha por la nueva Constitución

Pide al Congreso dominado por la oposición que llame a referéndum



LA PAZ (AP) – El presidente Evo Morales dio ayer la partida a una marcha de 200 kilómetros integrada por miles de campesinos, indígenas y sindicalistas que buscan presionar al Congreso Nacional para que apruebe la convocatoria a un referendo sobre una nueva Constitución.

La caminata partió de la localidad altiplánica de Caracollo y recorrerá 200 kilómetros hasta La Paz a donde arribará el lunes 20, informaron los organizadores. “Es una marcha por la refundación de Bolivia´´, dijo el mandatario al dar inicio a la caminata poco antes del mediodía en una ambiente de fiesta, con bandas de música, mixtura, banderas y trajes multicolores de campesinos llegados de distintas regiones del país. Morales dijo que le informaron de unos 5.000 participantes y aseguró que si el Congreso no aprueba esta semana la convocatoria más manifestantes se unirán a la columna hasta llegar “al millón´´. Fuentes independientes estimaron en 10.000 el número de personas al inicio de la marcha.

Los organizadores dijeron que indígenas de otras regiones del oriente se unirán a la columna hoy.

Morales acompañó un tramo de la marcha que se desplaza por un carril de la principal ruta que une La Paz con otras capitales. “Es una marcha pacífica, no de presión sino para hacer entender a esos grupos del congreso para rápidamente aprobar una ley que permita consultar al pueblo esta constitución. No es una marcha de dolor sino de orgullo. Tiene que ser disciplinada´´, dijo Morales.

Una comisión multipartidaria del Legislativo busca consensos en torno al proyecto constitucional que Morales pretende llevar a referendo en enero de 2009 a pesar del rechazo de la oposición política.

El oficialismo domina la Cámara de Diputados y la oposición el Senado y la convocatoria a referendo requiere del voto de dos tercios del Congreso que no tiene ninguna de las dos fuerzas. Fernando Messmer, diputado de Podemos, primera fuerza de oposición, dijo que “no es democrático que el congreso tenga que debatir un tema de trascendencia bajo presión. Es una medida populista que seguramente generará tensión en el legislativo´´.

Líderes opositores autonomistas rechazaron respaldar al proyecto constitucional a menos que el gobierno acepte discutir todo el texto que fue aprobado por la Asamblea Constituyente en diciembre del año pasado con la presencia de la mayoría oficialista y en ausencia del grueso de la oposición. La oposición regional y política exige, además de la revisión, una auditoria al padrón electoral para evitar un posible fraude.


Comentarios


Evo encabeza una gran marcha por la nueva Constitución