Exfuncionario culpó a titular de Rentas por ‘disparates’ en auditoría



#

Archivo

El exdirector General de Rentas del último tramo de la gestión Saiz, Roberto Gil, formuló un fuerte reproche a su sucesor, y atribuyó las observaciones efectuadas por el Tribunal de Cuentas de la provincia a la “deficiente, desorganizada y, en muchos casos, inexistente información” aportada por la actual conducción del organismo, encabezada por Agustín Domingo. En una nota dirigida al actual director ejecutivo de la Agencia de Recaudación Tributaria de Río Negro, manifestó que “la sorpresa inicial, el dolor y la posterior indignación se deben a una sola razón: tengo la absoluta certeza y es mi convicción personal que no existe, en el accionar de la Dirección General de Rentas, en todo cuanto de mi persona hubiera dependido durante la gestión que me tocó llevar adelante, irregularidad alguna merecedora de reproche por parte de los organismos de control del Estado provincial”. Añadió Gil que “en las 136 fojas que contiene el informe final del Tribunal, he podido apreciar que, de las 122 observaciones realizadas, la gran mayoría fueron ratificadas por el cuerpo auditor sólo porque el organismo auditado no contestó o lo hizo de modo incompleto (en algunos casos con información equivocada y en exceso a lo solicitado), permitiendo así que el órgano auditor arribe a conclusiones totalmente inexactas, sólo por la negligencia y el desinterés de los informantes”. Como muestra de “omisiones groseras” en el descargo de determinadas observaciones, citó el punto en el cual “se pone bajo sospecha el ingreso de sumas recaudadas a partir de las fiscalizaciones y verificaciones tercerizadas, nada menos que por la suma de $ 108.074.061,21”. Gil consideró “sorprendente” que la auditoría mantuvo la observación porque “...el organismo auditado no ha formulado al respecto descargo alguno”. Aseguró que “los elementos que acreditan el efectivo ingreso de las sumas materia de requerimiento están en poder de la Agencia de Recaudación Tributaria”. Opinó que esas dudas, reflejadas por “Río Negro” bajo el título “pagos millonarios” y “dudas en el ingreso de los fondos”, “son tan delicadas que merecen ser despejadas lo antes posible y con la mayor claridad y certeza”. También afirmó que en Rentas hay suficiente argumento para explicar las objeciones al sistema “Jurex”, afirmando que en forma negligente no se aclaró que los montos incluidos en la columna “Null” no correspondían a montos asignados a los representantes fiscales durante los períodos comprendidos en el requerimiento, lo que llevó al Tribunal de Cuentas a conclusiones equivocadas. “Le estoy reprochando entonces, concretamente, no haber defendido al organismo de acusaciones que son verdaderos disparates pero que usted no fue capaz de rebatir eficientemente por mera desidia”, afirmó Gil en la nota a Domingo, a quien instó a arbitrar los medios para ejercer la defensa de la Agencia de Recaudación Tributaria. En tanto, a la presidenta del Tribunal de Cuentas, Erika Acosta, el exdirector General de Rentas remitió otra nota poniéndose a disposición de ese organismo de control respecto de cualquier duda que pudiera persistir respecto de su gestión. (Redacción Central)

El exdirector de Rentas Roberto Gil rechazó las acusaciones sobre irregularidades en su gestión.


Comentarios


Exfuncionario culpó a titular de Rentas por ‘disparates’ en auditoría