Exigen explicaciones a la fábrica del pegamento

La promoción desnudó fallas en la aplicación de las normas vigentes.Gendarmería reclamó la fórmula, pero la empresa no la entregó.Subsisten varios interrogantes sobre la inocuidad del producto.



NEUQUEN (AN) – La distribución del pegamento Unipox en las escuelas de la ciudad sigue generando polémica. Mientras Gendarmería pidió precisiones al fabricante para que informe si contiene sustancias adictivas, la Defensora del Pueblo y el intendente hicieron foco en la falta de controles que permitió que las promotoras llegaran con un producto potencialmente peligroso a alumnos menores de edad.

Gendarmería Nacional, uno de los organismos que intervino en el caso ante las denuncias, exigió al fabricante del producto que certifique los componentes de la fórmula.

El comandante mayor Omar Rodríguez, jefe de la XX Agrupación, dijo ayer que habían enviado un fax al fabricante requiriéndole la fórmula del pegamento para verificar si era nocivo. “Como es un artículo aprobado para su venta, además de señalar que es inocuo, se abstuvieron de suministrarnos la fórmula. Ante ello, le hemos solicitado que nos certifiquen, de manera escrita, que efectivamente no contiene componentes tóxicos”.

Los laboratorios de Gendarmería en esta ciudad carecen de los medios para analizar este tipo de productos, por lo que los estudios se harán en Buenos Aires.

Por su parte la Defensora del Pueblo de la ciudad, Blanca Tirachini, anticipó: “actuaremos de oficio y lo primero será sugerir al Concejo Deliberante que sancione una ordenanza que regule todo lo relacionado con las campañas de márketing, particularmente aquellas que como la de este caso se hace con muestras gratis del producto”.

Sostuvo que además de promover la sanción de una norma que evite que se produzcan este tipo de situaciones, sugerirán que los diversos organismos públicos coordinen acciones en este sentido para hacer más efectivo el trabajo.

“Tanto la dirección de Industria y Comercio, cuya función es controlar la circulación de los productos, como el Consejo de la Niñez y la Adolescencia que vela por la seguridad de los chicos, tienen que actuar en forma conjunta. No se puede poner en riesgo la salud de la población, ante la eventual distribución de un elemento tóxico”, señaló la funcionaria.

En tanto el intendente Horacio Quiroga reconoció que “es necesario implementar los medios que permitan controlar que un elemento que parece inofensivo pueda ser utilizado en forma no prevista, como el caso del que se droga con nafta”.

“Esta promoción -de Unipox- pudo hacerse en los comercios para que la compren los adultos, pero no necesariamente en las escuelas. Teniendo en cuenta los riesgos de provocación a la adicción, las campañas tienen que tener mucho cuidado cómo y a quienes están dirigidos los mensajes”, dijo Alberto Maglietta, secretario del gobierno municipal.

Para la defensora del Niño y el Adolescente, Nara Osés, “hay acciones que aunque no constituyan un delito o la transgresión a una norma, pueden estar significando una situación de mayor vulnerabilidad” en alguien.

En esta caso, el destinatario de la promoción del pegamento sospechado eran los escolares a quienes les regalaban junto a la muestra una cartuchera para lápices o bolígrafos.

“Hay que reflexionar sobre los mensajes contradictorios que se les dan a los chicos. Por un lado se les dice “no a la droga”, pero por otro se los expone a un riesgo que puede ser acercarlo a un elemento peligroso”, añadió Osés.

“El ejemplo a seguir es precisamente el de la madre que al llevar su hijo a la escuela, como ocurrió en este caso, observó la presunta irregularidad y la denunció. Ese es el punto: ¿por qué los adultos no reaccionan siempre de este modo?”, planteó la funcionaria judicial.

La persona que lanzó el alerta por la campaña y lo denunció ante un organismo oficial dijo en tanto: “Yo no puedo decir qué elementos tiene el pegamento, pero el olor que despide me hace sospechar. Por otro lado, si en el envase se advierte que no hay que dejarlo al alcance de los niños, cómo es posible que lo distribuyan frente a la escuela”.

La duda sigue centrada, como informó ayer este diario, en la composición del pegamento. Entre los productos que provocan daño figuran el tolueno, el benceno o la acetona.

Los fabricantes de Unipox negaron que el pegamento contenga esos derivados y aseguran que es inocuo. De todos modos aclararon que la entrega gratis a alumnos de escuela no es lo que tenían previsto como campaña de difusión del producto.

Los pomos se entregaban sin el folleto que recomienda mantenerlo alejado del alcance de los chicos.


Comentarios


Exigen explicaciones a la fábrica del pegamento