“Existe la sensación de que todos pierden, menos las grandes fortunas”

Entrevista con Raúl Aragón, consultor y analista



La cuarentena se extiende y la presión por una flexibilización de las restricciones. En ese marco, PULSO conversó con el analista político y consultor Raúl Aragón, de larga trayectoria en relevamientos de opinión pública, a fin de conocer la percepción social respecto al escenario actual.

PREGUNTA: ¿Como evalúa el escenario?
RESPUESTA: Es un tiempo inédito en la historia de la humanidad. No ha habido una pandemia de esta magnitud. La gripe española dejo miles de muertos, pero también había un gran retraso en la ciencia médica. Pero esta es la primera vez en que hay una verdadera pandemia. Esta palabra “pandemia” proviene del griego, ‘pan’ es todos, y ‘demia’ es una declinación del sustantivo ‘demos’ que es pueblos. Es decir ‘todos los pueblos’. A lo sanitario se suma la simultaneidad en la información, que permite saber en tiempo real lo que está sucediendo en todo el mundo, loo cual también es una experiencia inédita, a nivel cultural, y con un impacto psicológico muy importante.

P: ¿Cómo evalúa la dinámica de la cuarentena hasta el momento?
R: Yo creo que en algún momento van a tener que flexibilizar definitivamente. No se puede encerrar a 45 millones de personas 60 días, y pensar que eso no va a tener un efecto social significativo. Han aumentado las denuncias de violencia de género, los femicidios. Todo eso indica una tensión social importante. Lo que puede llegar a suceder si no se contemplan estas cosas, es que halla un levantamiento espontáneo de la cuarentena, lo cuál sería imposible de revertir. Hasta acá no obstante, la sociedad argentina ha demostrado un comportamiento ejemplar. Si hace tres meses me contaban que iba a decretarse una cuarentena obligatoria y que el 95% de la población iba a cumplirla, les hubiera dicho que estaban locos. Lo mismo sucede con el alineamiento de todo el arco político detrás del Presidente. Quizá sea un signo de madurez de la sociedad y de la clase política.

"Los privados acaban de recortar el 25% los salarios. Es necesario el gesto de la clase política recortando sus sueldos, para acompañar lo que vive la sociedad"

P: Se escucha la voz de los empresarios pidiendo el final del confinamiento ¿qué perciben de la opinión del ciudadano?
R: Naturalmente depende de la estrategia de supervivencia de cada uno. Los empleados en blanco en general están tranquilos, aunque se acaba de anunciar que se pagará el 75% de los sueldos este mes. Pero por otro lado las pymes, que generan el 80% del empleo en el país, están muy mal. Y también hay una serie de argentinos, que están absolutamente fuera del sistema. Eso es trágico. El que vende pan en la calle, el cartonero, no tienen ninguna posibilidad. Son alrededor del 20%, y por más voluntad política de incluirlos que haya, y la hay, es muy difícil hacerlo sin una estructura administrativo que los contenga. Y lamentablemente el gobierno va detrás.

P: ¿Qué opina de la iniciativa para establecer un impuesto a las grandes fortunas?
R: Hay cosas que son realmente dolorosas. Por ejemplo Paolo Rocca que tiene u$s 8.000 millones, y despide 1.450 empleados. La sensación es que todos pierden, menos las grandes fortunas, que se están negando a colaborar.

P: ¿Sería verdaderamente significativo para cambiar las cosas, o es más bien simbólico?
R: No recuerdo el número exacto. Pero tomando los 50 multimillonarios argentinos y sumando sus fortunas, da algo así como u$s 57.000 millones. Si uno toma el 1% de ese monto, podrían comprarse unos 50.000 respiradores, por lo tanto sí sería significativo. Pero también es necesario y significativo que los funcionarios de los tres poderes reduzcan sus salarios como un gesto de acompañamiento al resto de la sociedad. En ese caso, no cambia nada la ecuación, pero la sociedad necesita el gesto.

P: ¿Qué muestran los relevamientos de opinión?
R: Hay un nivel de fastidio importante con los bancos. Cuando se anunciaron los créditos a tasa del 24% por ejemplo, los bancos comerciales comenzaron a poner trabas ridículas que no estaban en el decreto. Por otro lado, hay molestias con el sistema para poder hacerse con los beneficios. El IFE y los créditos para monotributistas parecen ser los que mejor han funcionado.

Cuando los argentinos nos unimos, somos invencibles. El problema es que nos unimos poco.

P: ¿Como está la imagen del Presidente?
R: Para responder eso, hay que diferenciar. Si uno consulta por la gestión de la crisis, hay una aprobación del 88%. Si se pregunta en cambio por la prolongación de la cuarentena, la aprobación cae al 77%. Y si se consulta por la evaluación de la gestión de Alberto Fernández desde el inicio, la imagen positiva es del 66%, lo cual es una aprobación alta. Y por último si se pregunta por la figura personal del Presidente, la aprobación sube hasta el 73%.

P: ¿Qué perspectiva tiene de la economía?
R: La pandemia nos llegó en medio de la crisis económica. En el primer trimestre de este año parecía que de a poquito íbamos encontrando el rumbo, con mejoras muy endebles, muy agarradas con alfileres, pero íbamos. En medio de esa situación, nos encontró la paralización absoluta y necesaria por el Covid-19. Realmente ese parate nos detrozó la economía. Hoy estamos en una situación muy peligrosa, y el gobierno corre desde atrás de los hechos. Yo creo que es hora que el gobierno constituya un grupo de economistas de distintas perspectivas, neoliberales, keynesianos, ortodoxos, heterodoxos, y les pida un análisis no para ahora, sino para prever cuáles son los posibles escenarios a la salida de la pandemia, y para cada uno de esos escenarios, cuál sería el mejor camino a tomar.

PERFIL: Raúl Aragón

Raúl Aragón es licenciado en cine documental (Universidad Nacional del Litoral) y Doctorando en Comunicación Social (Universidad Nacional de la Plata).

De larga trayectoria como consultor, fue jefe de asesores del Indec, trabajó como asesor del Bloque Justicialista del Senado de la Nación y se desempeñó como profesor titular del Seminario de Doctorado “Psicología y Opinión Publica” en la UBA.

Actualmente es Director del Programa de Estudios de Opinión Pública en la Universidad Nacional de la Matanza y en la Universidad Abierta Interamericana.


Comentarios


“Existe la sensación de que todos pierden, menos las grandes fortunas”