Expendedores demandarán a las petroleras por desabastecimiento



#

Grittini dice que una estación de servicio pierde 10.000 pesos por mes.

NEUQUEN (AN).- Los propietarios de las estaciones de servicio de la región anticiparon ayer que demandaran a las compañías petroleras por el desabastecimiento que afecta a las provincias de Río Negro y Neuquén. Denunciaron que más de una decena de expendedoras de la zona debió cerrar sus puertas durante el 2006 y aseguraron que se trata de una “maniobra de competencia desleal”.

“La semana entrante vamos a definir como efectivizamos esta decisión de demandar a las compañías petroleras que no entregan en tiempo el combustible que compramos por anticipado”, aseguró ayer el titular de la Cámara de Expendedores de Río Negro y Neuquén, Adolfo Grittini.

El representante advirtió que la falta de combustible se siente fundamentalmente en las localidades donde hay una sola expendedora y señaló que “es normal que las estaciones estemos media semana sin nada de combustible”. Localidades como Loncopué, Picún Leufú, Caviahue y Aluminé se encontrarían en esta situación que Grittini indicó. “Afecta sobre todo a las ambulancias, los móviles policiales y a los chacareros que no consiguen gasoil”, dijo.

La definición de las medidas judiciales a encarar se dará el martes tras una reunión de la Federación Nacional de Cámaras de Expendedores donde también se debatirá si se emprenden acciones legales contra la secretaría de Energía de la Nación.

“El gobierno nacional tiene que hacerse responsable por la falta de controles en la entrega de combustible porque realmente no controlan lo que está pasando”, advirtió Grittini.

El representante explicó que el desabastecimiento generara una situación de competencia desleal porque hay estaciones que son de propiedad de las empresas petroleras Repsol YPF y Petrobras que “tienen siempre combustible”, explicó Grittini.

Esta irregular situación se viene dando desde hace más de un año y según Grittini es la principal causa de que durante el 2006 más de una decena de estaciones de servicio debieran cerrar sus puertas en Río Negro y Neuquén.

 

Pérdidas

 

El representante empresarial explicó que “entre la baja rentabilidad y la falta de combustible una estación de servicio promedio está perdiendo por mes unos 10.000 pesos”.

Este panorama se agudizaría en las expendedoras más pequeñas, donde la falta de ventas generaría pérdidas de hasta 15.000 pesos mensuales, según la información que dio el dirigente empresarial.

Grittini explicó que la falta de combustible se debe a que las petroleras toman como base del volumen a venderle a una estación la cantidad comprada el año anterior más una leve suba estimada en función del incremento de la economía nacional.

“Lo que pasa es que esa base está mal calculada, entonces siempre nos venden menos de lo que necesitamos y a un precio superior al que luego comercializan en sus propias estaciones”, explicó.


Comentarios


Expendedores demandarán a las petroleras por desabastecimiento