Extreman medidas contra la gripe de las aves



Actualizado a las 20:34

BRUSELAS (AFP) – La UE reforzó hoy las medidas contra la propagación en su territorio de la gripe aviaria, al tiempo que tranquilizaba a la población antes de que el sábado confirme o desmienta si el virus detectado en Rumanía es el H5N1 que provocó la muerte de 60 personas en Asia desde 2003.

“Los Estados miembros apoyaron unánimemente las medidas de refuerzo propuestas por la Comisión Europea para reducir el riesgo de introducción de la gripe aviaria en las granjas de pollos de la Unión”, anunció la Comisión en un comunicado. Este refuerzo consiste sobre todo en la mejora de las medidas de seguridad en los gallineros, como el encierro de pollos en ciertas zonas de riesgo o la instalación de sistemas de detección precoz en lugares pantanosos, concretó Bruselas.

Pero “las recientes informaciones sobre la llegada de este virus a Rumanía y Turquía sugieren que el virus sigue confinado a las aves y pájaros salvajes y no se ha confirmado ningún caso humano”, precisaron los expertos veterinarios de los 25 Estados de la Unión Europea en una declaración escrita. “Por el momento, la gripe aviaria no representa un riesgo para la salud pública”, se añadió. El virus H5N1 de la gripe aviaria fue confirmada el jueves en Turquía, mientras que un segundo foco se localizó este viernes en Rumanía. Las pruebas tienen que determinar si también se trata del H5N1.

“Las actividades en el exterior que llevan a la gente al contacto con pájaros salvajes, como la caza y la ornitología, no deben ser limitadas por el momento en la UE”, estimaron los expertos. Los Estados miembros decidirán sobre el refuerzo de la vigilancia y “las medidas apropriadas en función de las circunstancias nacionales”, precisó la Comisión. “Cada Estado debe identificar sus zonas de riesgo y asegurar que la separación entre pájaros salvajes y domésticos se aplique tan de prisa como sea posible”, según el comunicado.

Ello no les exime de respetar los criterios comunes de evaluación y rendir cuentas a la Comisión Europea sobre las medidas aplicadas antes del 5 de noviembre. La UE ya prohibió el jueves todas las importaciones procedentes de Rumanía de pájaros vivos y productos derivados de las aves. Con anterioridad, existía un embargo similar para Turquía. El comisario europeo de Sanidad, Markos Kyprianu, había dejado entender que el vector de la enfermedad “podría ser la transmisión por pájaros migradores”, y por ello Turquía, atravesada por tres grandes vías migratorias, prohibió este viernes la práctica de la caza. Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) se dice preocupada aunque no juzga necesario elevar su nivel de alerta epidemiológica.

“Todo indica por el instante que el virus H5N1 no se propaga fácilmente del pájaro al hombre”, considera la agencia de la ONU. Las repetidas llamadas de las autoridades a no ceder al pánico y la protección decidida por la UE no han impedido, sin embargo, una importante afluencia a las farmacias en Europa. En Turquía, los habitantes agotaron en pocos días las reservas de 28.000 dosis de Tamiflu, el único antiviral juzgado eficaz para luchar contra la gripe aviaria, pero que sólo se debe tomar con fin curativo. Ante la dificultad para obtener Tamiflu, en Rumanía la población se precipitó sobre la vacuna de la gripe ordinaria, que está a punto de terminar sus existencias. Además, las farmacias fueron “desvalijadas” en Bélgica, Alemania o Francia.


Comentarios


Extreman medidas contra la gripe de las aves