Circulación por DNI en Neuquén: días y horarios para comprar y recrearse

Fallo reconoce derechos a un orangután

Casación declinó resolver el amparo pero reconoce a animales como sujeto de derechos.



#

Sandra vive desde hace 20 años en el zoo porteño.

BUENOS AIRES

En un fallo inédito en el país, la Sala II de la Cámara de Casación Penal reconoció a un orangután hembra del zoológico porteño como sujeto de derechos después de ser declarado “sujeto no humano”.

Si bien no le concedió un hábeas corpus, figura legal que se utiliza para casos de personas privadas ilegítimamente de su libertad, giró el expediente para su resolución a la Justicia de la CIudad Autónoma de Buenos Aires. Sandra, que nació en Sumatra hace 20 años, fue reconocida como persona jurídica no humano.

La Corte Suprema de Justicia de la Nación ya había sentado jurisprudencia al rechazar el primer hábeas corpus presentado en la Argentina en favor del chimpancé Toti, que actualmente se encuentra en el zoo Bubalcó. Previamente, en instancias judiciales inferiores, el planteo había sido negado en Córdoba, Corrientes y Río Negro.

Los reclamantes de los casos Sandra y Toti son los miembros de la Asociación de Funcionarios y Abogados por el Derecho de los Animales (Afada).

El recurso de Sandra había sido rechazado por la jueza penal de instrucción Mónica Berdión de Crudo, pero la Sala II consideró que se trataba de un “confinamiento injustificado de un animal con probada capacidad congnitiva”. Afada espera que el fallo le abra el camino para que el orangután sea trasladado a un santuario brasileño. La organización detalló que el “orangután de Sumatra” la estaba pasando mal. Y que estaba sufriendo por el encierro y por estar exhibido ante las personas que visitan el zoológico de Palermo. Para ellos, Sandra no sólo demuestra esas características en distintas fotografías, además está, directamente, “privada de la libertad” de manera ilegal: es decir presa. Y por eso debe tener los mismos derechos que un ser humano.

Casación ahora estimó que los animales son sujetos de derechos no humanos.

El jefe de Biología del Zoo porteño, Adrián Sestelo, dijo que en estos “pedidos fundamentalistas se desconoce el comportamiento natural de la especie”. “Los orangutanes son animales solitarios y muy tranquilos, que sólo se juntan para aparearse o atender a sus crías. Desconocer la biología de la especie, alegando injustificadamente maltratos, estrés o depresión del animal, es incurrir en uno de los errores más comunes de los seres humanos que es humanizar cualquier conducta animal”.

Archivo Adjunto


Comentarios


Fallo reconoce derechos a un orangután