Falta combustible en localidades precordilleranas

El desabastecimiento afecta a Buta Ranquil, Las Ovejas, Andacollo, Barrancas, El Huecú, El Cholar y Caviahue. La distribuidora zonal, Fox Petrol, habría suspendido las entregas.

NEUQUEN (AN).- Al menos siete localidades precordilleranas de Neuquén padecen desde hace diez días la falta de naftas. El propietario de una estación de servicio de Andacollo, Héctor Ordóñez, denunció que «la distribuidora regional Fox Petrol no entrega naftas y parece que al gobierno provincial eso no le importa».

El faltante de naftas afectaría, además de Andacollo, a las localidades de Buta Ranquil, Las Ovejas, Barrancas, El Huecú, El Cholar y Caviahue. Se trata de una zona donde únicamente funcionan estaciones de servicio conocidas como de «bandera blanca», ya que no mantienen relaciones contractuales con ninguna petrolera.

Ordóñez explicó que a raíz de la grave situación al menos en dos oportunidades «la ambulancia de Andacollo tuvo que ir a cargar combustible a Chos Malal».

La maniobra, que también es realizada por muchos productores y vecinos de la zona, demanda un recorrido de 120 kilómetros y se desarrolla por caminos que en esta época del año sólo se pueden transitar con cadenas.

«Desde hace diez días la compañía Fox Petrol, que es la distribuidora oficial en la región de Repsol, dejó de entregarnos todo tipo de naftas porque dicen que ni a ellos les está entregando Repsol», aseguró Ordóñez.

El comerciante de Andacollo, que desde hace diez años dirige una estación de servicio, arremetió contra el gobierno provincial ya que indicó que «parece que a nadie le importe que estemos sin combustibles: denuncié esto hace varios días y nada ha cambiado».

A la falta de naftas en esta zona se suma además la escasez de gasoil que también afecta a gran parte del país. «Acá nos falta todo y lo peor es que como somos estaciones de servicio de bandera blanca no tenemos contrato con ninguna petrolera. Eso les permite dejarnos sin suministro sin tener consecuencias legales a toda una zona donde viven 9.000 personas».

Para tratar de obtener combustibles algunos estacioneros llegan incluso a realizar una peligrosa maniobra en la que por medio de tanques cargan cientos de litros en Chos Malal y los transportan en camiones hacia la zona precordillerana. «Lo peor no es sólo el peligro de que explote sino que además esto hace que el combustible que vendamos sea mucho más caro porque tenemos que agregarle el gasto que tenemos en ir a buscarlo», indicó Ordóñez.

Como resultado, desde hace diez días los surtidores de estas siete localidades registran un incremento de cerca de cincuenta centavos por litro, en las oportunidades en las poseen combustible.

«Queremos que desde el gobierno provincial, el gobernador o el subsecretario de Energía hagan algo porque no puede ser que estas compañías se manejen así y no sólo no paguen ninguna consecuencia sino que parece que nadie las controla», aseguró Ordóñez.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora