Faltan las víctimas y suspenden juicio



SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- Debido a la ausencia de las víctimas, la Cámara Primera del Crimen suspendió un juicio por un sangriento ataque ejecutado hace más de cinco años por dos jóvenes vecinos, primos entre sí. El abogado de uno de los acusados dijo que las víctimas los habían perdonado y tenían intenciones de retirar la denuncia, pero el tribunal ordenó que citaran a los damnificados porque quiere escuchar esa afirmación de sus bocas.

El episodio que investigan se produjo aproximadamente a las 2 del 1 de mayo de 2000 en la vivienda ubicada en Pasaje Peatonal y La Paz, donde se domicilia Víctor Linares y su familia, cuando dos jóvenes armados con piedras, un hacha y un cuchillo, destrozaron las aberturas y muebles de la casa e intentaron matar a Víctor y a su hijo Mario.

De acuerdo con la acusación, Daniel y Juan Meliqueo, que en ese momento tenían 30 y 20 años respectivamente, después de irrumpir en la vivienda obligaron a salir al exterior a Víctor Linares, lo hirieron con un hacha en distintas partes del cuerpo, le aplicaron puntapiés y le clavaron un cuchillo en el pecho.

Los intentos de aplicarle hachazos en la cabeza cuando Víctor estaba en el suelo fueron evitados por los movimientos defensivos de la víctima y por su hija Jésica, que se arrojó sobre el cuerpo de su padre para protegerlo.

La fiscal Mirta Siedlecki también le imputa a los Meliqueo que momentos después le tiraron “hachazos y cuchillazos” a Mario Linares, de 17 años, quien se acercó para auxiliar a su padre y recibió una herida penetrante en el abdomen que le provocó la evisceración del intestino delgado, entre otras lesiones.

Los dos Linares debieron ser intervenidos de urgencia en el hospital local, dado que sufrieron tremendos cortes y puntazos en zonas vitales del cuerpo que pusieron en peligro sus vidas.

La causa fue elevada a juicio en junio de 2002 por la fiscal Siedlecki “a fin de evitar un mayor retraso en la conclusión del presente proceso”, pero a más de 40 meses del requerimiento fiscal y a casi cinco años y medio del suceso la justicia todavía no se expidió sobre los dos intentos de homicidio, que conmovieron a todo un barrio por la inusual ferocidad del ataque.


Comentarios


Faltan las víctimas y suspenden juicio