Familia “aterrorizada” pide ayuda

Perdieron todo en el ataque e incendio provocado el lunes por un grupo de menores que asoló el Alto de Bariloche. “No sabemos qué puerta golpear”, dijo Claudia Parsons.



#

Claudia Parsons recorrió los escombros de su casa. Foto: Alfredo Leiva.

VIOLENCIA EN BARILOCHE

La familia Riquelme, moradora de la vivienda incendiada el lunes, en medio de la escalada de violencia registrada en el barrio 28 de Abril, hizo un llamado a la solidaridad porque se quedaron en la calle y están “aterrorizados”.

Claudia Parsons aseguró que “no sabemos a donde recurrir, no sabemos que puerta golpear” desde que comenzaron las agresiones a su familia luego que su esposo, Pablo Riquelme, presenció la balacera que le costó la vida a Paula Vera.

Mientras recorría los restos de la vivienda saqueada e incendiada el pasado lunes la mujer relató a Radio Seis que “la agresión comenzó el domingo que le pegan un tiro a Paula Vera que casualmente mi marido pasó por esa calle y vio todo. Al día siguiente vinieron a amenazar a nuestra despensa y desde ese día no tenemos tranquilidad”.

Antes del siniestro el matrimonio alcanzó a mandar a sus cinco hijos a la casa de un familiar y cuando comenzó la agresión salieron por el alambrado trasero de la casa. Desde entonces no volvieron a mandar a los niños a la escuela y no tiene vivienda ni recursos para subsistir.

Riquelme era portero y fue despedido con el cambio de gobierno. Con algunos ahorros instaló un kiosco en la casa del IPPV que ocupaba la familia y tras la agresión perdió todo. “Esta toda practicamente perdido, mis hijos, mi marido y yo estamos en la calle, no nos quedó nada, estamos con los puesto” resumió Parsons.

La mujer confió que recibieron varias amenazas previas al siniestro y que tanto ella como sus hijos “estamos aterrorizados”, que no recibieron asistencia de la policía ni de la justicia y que no saben a quien recurrir. “Durante la mañana no se veía a nadie pero ya a la tarde los veías pasar en moto, tenían armas, tomaron el barrio” recordó.

También se quejó por la falta de respuesta de la policía frente a la denuncia radicada en la comisaria. “Nosotros anteriormente habíamos hecho una exposición a la policía diciendo que esto podía pasar y pasó” dijo y lamentó que “nosotros estábamos acá, vivíamos del kiosco y ahora no tenemos nada y no queremos volver al barrio

Parsons tienen cinco hijos de 11, 9 , 7, 6 y 4 años que se quedaron con los puesto y pidió ayuda a la comunidad para rehacer su hogar. “Lo que puedan donarme, en este momento lo poco lo mínimo es mucho para mí” y pidió que quienes pueda ayudarla se comuniquen al teléfono 154796958.

rionegro.com.ar


Temas

Bariloche

Comentarios


Familia “aterrorizada” pide ayuda