Familiares de Matías temen encubrimiento policial

Quieren que se investigue la conducta de los policías que intervinieron en el caso del joven asesinado por un suboficial. Aseguran que el chico fue pateado en el piso delante de efectivos.



#

Matías Casas recibió un disparo por la espalda cuando intentaba huir en moto. Estaba desarmado.

Leonardo Petricio

NEUQUÉN (AN).- Familiares de Matías Casas (19), asesinado por un policía en Cuenca XV, denunciaron públicamente que temen un encubrimiento del crimen. Además aseguraron que el suboficial agresor, Esteban Méndez, pateó al joven cuando yacía en el piso desangrándose ante la vista de otros policías que no lo impidieron. Ayer el detenido se negó a declarar ante el juez Cristian Piana. Loreley Silva, hermana de Matías, y Adriana Ferrari, mamá de la novia del joven asesinado, concurrieron ayer al juzgado de Instrucción 4 y luego brindaron declaraciones a “Río Negro”. Coincidieron al contar que el joven que residía en el barrio Hipódromo se encontraba en Cuenca XV visitando a su novia, que esa madrugada de domingo en que ocurrieron los hechos se reunía en la casa de una amiga en dicha barriada. La pareja estuvo charlando en la plaza del sector hasta que apareció el hijo del policía, un adolescente. “Matías le dijo al pibe que le dijera al hermano que tenía que hablar con él”, contó Adriana, quien reconoció que había cierta enemistad entre el hijo mayor del suboficial y el novio de su hija. Matías y Micaela bajaron una cuadra caminando, él traía su moto al lado y la puso en marcha cuando se estaba por despedir de la joven. Justo en ese momento apareció Méndez, quien se encontraba gozando de su licencia anual en la fuerza. “Tenía la campera hasta arriba y gorrito, y llegó preguntando ‘¿quién es Matías?’. Él no alcanzó a decir nada, el policía sacó el arma y efectuó un disparo que pasó entre medio de los dos”, contó la mujer. En ese momento Matías aprovechó para acelerar su moto y salir del lugar pero el policía corrió un par de metros disparando por la espalda al joven que fue alcanzado por dos proyectiles. Una camioneta Ford Ranger levantó tras los disparos al suboficial y comenzaron a seguir al joven, al que encontraron tirado en Novella casi Rosario. “Méndez se bajó de la camioneta y adelante de una oficial que había llegado al lugar pateó a mi hermano cuando estaba agonizando en el piso. La policía después le dijo que se fuera”, relató Loreley. También negó que su hermano haya estado armado. “Nosotros queremos que quede bien claro que mi hermano no tuvo tiempo de defenderse. Además queremos conseguir el nombre de los policías que intervinieron para accionar contra ellos porque no queremos que encubran a este tipo, porque esto es un caso de gatillo fácil”, aseveró la hermana de la víctima.


Comentarios


Familiares de Matías temen encubrimiento policial