Febres: podrían liberar a los principales acusados



La causa que investiga el homicidio de Héctor Febres registró un movimiento que dejó a los dos principales acusados por el crimen al borde de quedar en libertad.

La Cámara Federal de San Martín aceptó una apelación presentada por los abogados de Roberto Iglesias, jefe del Destacamento Delta, y del custodio Mario Volpi, y cambió la acusación en contra de ambos: de imputarles homicidio pasó a acusarlos de abuso de autoridad, un delito que prevé una condena menor a tres años y por lo tanto excarcelable.

Esta modificación en la carátula deja a ambos a un paso de la libertad posibilidad que por estas horas analiza la jueza federal de San Isidro Sandra Arroyo.

Fuentes judiciales dijeron ayer a La Nación online que la magistrada ya recibió copia de la resolución de la Cámara y que podría decidir la liberación de Iglesias y Volpi en las próximas horas.

Es que el cambio en la imputación pone en duda la hipótesis de que Febres, -que apareció muerto en la celda que ocupaba en el Delta en diciembre del año pasado-, fue asesinado, en la que se había basado la jueza para imputarlos.

En cambio, volvió a instalar la posibilidad de que haya sido un suicidio, tal como sostienen los familiares de Febres, y le ordenó a Arroyo “seguir investigando”.

Febres apareció muerto cuatro días antes de que se conociera la sentencia en el juicio que se le seguía por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura.


Comentarios


Febres: podrían liberar a los principales acusados