Febriles comunicaciones con Verani y Mendioroz

Escenario

"Hace cuatro meses que no hablo con Atilio y me llama hoy para pedirme su apoyo porque si no, se va", comentó el gobernador Pablo Verani a los suyos, entre ellos, al ex ministro Daniel Sartor y al diputado barilochense Hugo Castañón.

Ese relato transmitía toda la posición del gobernador. Igualmente, en cada diálogo de los múltiples que tuvo ayer, Verani narró el hecho y se explayó según su interlocutor. Ante Mendioroz, fue más cauto pero quedó claro que no había forma de sostener el mantenimiento de Feudal.

"Más no puedo hacer", escucharon Sartor y Castañón de Verani. También, les enumeró lo hecho por el intendente andino, "desde 600 programas de empleos" a "la descentralización de los planes alimentarios", pasando por las quejas a Feudal porque "no hizo nin-gún ajuste en el municipio".

Tampoco faltó la alusión al fluido contacto de Feudal con Mendioroz, que bien se tradujo en el reciente conflicto con los desocupados: el vice fue el nexo entre el intendente y el gobernador.

Cerca de las 18, Verani se reunió con Mendioroz. Consolidado en la idea de que Feudal debía seguir "como fuera", el vice pidió conformar otro gabinete de emergencia pero, con los minutos, admitió que esa alternativa era inviable frente el pensamiento mayoritario en Bariloche de que la crisis se podía superar con el alejamiento del intendente. En cambio, Verani se esforzaba en desligarse de la responsabilidad de la renuncia. Lo cierto es que a los pocos minutos la suerte de Feudal ya estaba echada.

Al final, el gobernador le sugirió al intendente que se tomara una licencia de 90 días. Feudal cortó ya consciente que esa solicitud poco tenía que ver con el respaldado pedido horas antes.

En Bariloche los principales empresarios de la ciudad resolvieron reunirse anoche en dependencias de la Cámara de Comercio para analizar el futuro de la ciudad.

"Río Negro" consultó al ex presidente del Emprotur, el empresario hotelero Hugo De Barba, quien sostuvo que "necesariamente debe venir una etapa de racionalidad económica, hay que armar un presupuesto serio, y ordenar el funcionamiento municipal". Propuso que se trabaje "mayoritariamente con los empleados municipales" y se desdoble su horario de trabajo.

Ahora los concejales tienen la palabra y deberán demostrar su capacidad de gestión", dijo.

"El Concejo debe asumir la responsabilidad. De lo contrario, los barilochenses, nos debemos preguntar qué futuro nos espera", agregó.

"La comunidad de Bariloche, como otras localidades, descree de los políticos locales, ya que en la ultima elección tuvimos un gran rechazo hacia ellos".

Y remató: "La economía del municipio es desastrosa, no de ahora, ya viene de varios años años. Lo peor es que se esta terminando la paciencia de la gente".


Comentarios


Febriles comunicaciones con Verani y Mendioroz