Federer pisa el céspedy recupera solidez