Felipe Melo fue el gran perdedor



El Mundial de fútbol de Sudáfrica tiene a sus ganadores en el mercado de jugadores, como también a sus perdedores, donde encabeza la lista el brasileño Felipe Melo, quien se hundió después de su desafortunada actuación frente a Holanda.

E brasileño vio como su cotización bajó en forma considerable, después de su actuación en los cuartos de final que la “canarinha” perdió con Holanda, en el que el volante desvió la pelota a la red propia en el primer gol del rival y salió luego expulsado.

La Juventus pagó 25 millones de euros por Felipe Melo el año anterior. Y pese a estar descontentos con el volante de contención, el club turinés no vendió al jugador antes del Mundial.

Se estima ahora que su valor es inferior a los 17 millones con los que se le valoraba antes de Sudáfrica 2010.

La página web Calciomercato.com daba recientemente una idea de las actuales expectativas del mercado en torno a Felipe Melo. “¿Quién lo podría querer ahora?”, apuntaba el portal.

El cuestionado jugador, el único que fue insultado por los “torcedores” cuando regresó la delegación brasileña de Sudáfrica, se encuentra descansando en Río de Janeiro con su señora y sus hijos.

Sólo tuvo esporádicos contactos con la prensa, donde reconoció que “todavía no es tiempo de hablar de lo que pasó en Sudáfrica”.

El volante también evitó referirse a si aceptaría una futura convocatoria del nuevo entrenador de Brasil y en relación con su futuro en la Juventus, aseguró que “todo está en manos de mi representante, yo estoy de vacaciones”.


Comentarios


Felipe Melo fue el gran perdedor